Escúchenos en línea

Papa reza por desocupados, inmigrantes y víctimas de la crisis

Ciudad del Vaticano. Agencia Notimex. | 8 de Diciembre de 2008 a las 00:00
El Papa Benedicto XVI rezó este lunes por los desocupados, los inmigrantes y las familias que, por culpa de la crisis económica, deben "cuadrar sus cuentas" para llegar a fin de mes. Momentos antes de depositar un arreglo floral por la festividad de la Inmaculada Concepción ante la Columna de María, ubicada en la Plaza de España en el centro de Roma, el pontífice oró por quienes se encuentran en dificultad. Pidió a la Virgen cuidar a los niños -sobre todo los gravemente enfermos-, a los jóvenes en dificultad, a cuantos sufren las consecuencias de "pesadas situaciones familiares" y a los inmigrantes, a quienes les cuesta ambientarse. A María le confió los núcleos familiares que intentan "hacer todo lo posible porque cuadren sus cuentas", las personas que no encuentran ocupación o perdieron un trabajo "indispensable para salir adelante", los ancianos solos y los enfermos. "Enséñanos a ser solidarios con quienes se encuentran en dificultad, a colmar las cada vez más vastas disparidades sociales; ayúdanos a cultivar un más vivo sentido del bien común, del respeto a aquello que es público", clamó. "Anímanos a sentir la ciudad como patrimonio de todos y hacer que cada uno, con conciencia y empeño, nuestra parte por construir una sociedad más justa y solidaria". Como cada año, el Papa se trasladó desde El Vaticano hasta la Plaza de España a bordo del "papamóvil", seguido por miles de personas a lo largo de su trayecto hasta llegar al centro de la capital italiana. Allí bendijo a la multitud y durante su discurso, en italiano, aseguró que gracias a la Virgen los seres humanos pueden encontrar una nueva esperanza en medio de los problemas y los dramas del mundo. Ponderó que al depositar una ofrenda de rosas a los pies del monumento a María se entregan también las espinas: las dificultades, los sufrimientos, los males que han marcado y marcarán la vida de las personas y de la comunidad. Con esta celebración, Benedicto XVI ingresó de lleno en el tiempo litúrgico católico del "adviento", uno de los más intensos del año: cuatro semanas que culminarán con la celebración de la Navidad el próximo 25 de diciembre.

Descarga la aplicación

en google play en google play