Escúchenos en línea

La farmacia sustituye al tratamiento casero entre latinos

Los Ángeles. EFE. | 16 de Diciembre de 2008 a las 00:00
La comunidad latina de EEUU recurre cada vez menos a los tradicionales remedios caseros para tratar problemas leves de salud, una herencia cultural que se pierde con cada generación y es sustituida por los productos de farmacia. Únicamente un 23,7 por ciento de los latinos empleó algún tipo de tratamiento natural el año pasado, frente a un 28,3 por ciento en 2002, según datos del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Natural (NCAM, en su sigla en inglés) de EEUU, que esta semana dio a conocer su último informe. Las estadísticas evidenciaron que cada vez menos latinos echan mano de la "receta de la abuela" para combatir dolores, resfriados o estados de carencia del organismo, más habituales en otro países de América Latina. "Nos olvidamos de nuestras raíces y tenemos que volver a tratar algunas cosas de forma natural", explicó a Efe el doctor argentino, Alejandro Katz, especialista en terapias alternativas afincado en California. Según los datos del NCAM, las familias latinas son las que menos utilizan medicinas complementarias, mucho más común entre los estadounidenses blancos (un 43 por ciento), asiáticos (un 39,9 por ciento) y afroamericanos (un 25,5 por ciento). Una práctica que está también asociada a la educación y el poder adquisitivo, cuanto más bajos son estos niveles, menor es el empleo de esos tratamientos. "Lo que sucede es que la comunidad latina se ve influenciada por los medios publicitarios, conocen las marcas de los medicamentos, y además es muy difícil encontrar a un médico que recomiende algún producto natural", explicó Katz, quien no dudó en calificar de "lavado de cerebro" las campañas comerciales farmacéuticas. El doctor recordó los beneficios para la salud de muchos productos que se pueden comprar en cualquier supermercado y cuyas aportaciones al organismo van más allá de la mera nutrición. Tal es el caso de la miel, que la recomendó para tratar resfriados y que, según el experto, resulta muy eficaz para combatir la tos y limpiar el aparato respiratorio de flemas. "Lo ideal es la miel, sin aditivos, la que viene de plantas que no han sido tratadas con pesticidas", aseguró Katz quien citó un reciente estudio de la Escuela de Medicina de Penn State College, en Pennsylvania, en el que se comprobó que ese producto era más eficaz contra la tos infantil que los jarabes sin receta. Katz, con más de 30 años de experiencia en el campo de la medicina natural, señaló que normalmente la incidencia de soluciones alternativas a las habituales pastillas para tratar afecciones leves del cuerpo era superior entre los adultos que habían cumplido 50 años, y muy baja entre los jóvenes latinos. "Hay pacientes que aún recuerdan los remedios caseros que les hacían sus madres. Esos tratamientos siguen siendo efectivos y baratos", indicó. Además de la miel, que se puede tomar como complemento energético, en bebidas calientes, zumos, y casi sin limitación en las dosis, salvo en el caso de los diabéticos, destacan por sus cualidades curativas la vitamina C de las frutas o los tubérculos. Tal es el caso del ajo y la cebolla, "que tienen propiedades similares a un antibiótico" comentó Katz, o el jengibre, que consumido como una infusión sirve "para mejorar y reforzar el sistema inmunológico".

Descarga la aplicación

en google play en google play