Escúchenos en línea

Esperan que gobierno de Obama impulse reforma migratoria

Los Ángeles. EFE. | 14 de Enero de 2009 a las 00:00
Líderes latinos esperan que disminuya la persecución contra los inmigrantes indocumentados, mientras se consolida una reforma migratoria con la llegada a la Casa Blanca del presidente electo, Barack Obama. "No hay duda de que la administración Obama impulsará una reforma migratoria", dijo a Efe Oscar Chacón, director ejecutivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC). "En una reunión que tuvimos recientemente representantes de las organizaciones (de defensa de los derechos de los inmigrantes) con los asesores de inmigración del equipo de transición de Obama nos aseguraron que él tiene en sus planes una reforma migratoria en el primer año de su gobierno", reveló. Grupos pro inmigrantes calculan que en EEUU hay alrededor de 12 millones de indocumentados a la espera de cambios en las leyes de inmigración que permitan su plena integración a la sociedad estadounidense. La población de EEUU sobrepasa los 300 millones de personas de cuya cifra, según el Censo, 45 millones son latinos. Un informe del Centro Pew situó el apoyo de los votantes latinos a Obama en las elecciones de noviembre pasado en el 66 por ciento, mientras que los latinos representaron el 8 por ciento del electorado. Obama consiguió un apoyo abrumador en los estados con grandes concentraciones latinas: el 57 por ciento del apoyo en Florida, el 78 por ciento en Nueva Jersey, el 76 en Nevada, 74 en California, y el 73 en Colorado, según Pew. "En este momento tenemos que ser lo más persuasivos posible para que todo el país entienda que urge que tengamos una ley sensata, justa, humana y funcional", indicó Chacón. Los activistas desean que Obama se diferencie de la administración del presidente George W. Bush desde el primer día en la presidencia. Con el presidente Bush el tema migratorio se ha vivido bajo "un ambiente que ha estado sometido a un proceso continuo de envenenamiento para que el inmigrante sea visto como una amenaza, para luego justificar la eliminación de esa amenaza", explicó Chacón. Actualmente diversas organizaciones comunitarias están pidiendo a la población que envíe cartas a la Casa Blanca, para que Obama como presidente haga uso de su poder ejecutivo para detener las redadas en hogares y centros de trabajo. Harry Pachón, presidente del Instituto de Políticas Públicas Tomas Rivera (TRPI), dijo a Efe que "inmigración es uno de los 10 temas más importantes del presidente electo Obama; pero no es de los principales como la economía y la defensa de la frontera". "La impresión, que no es correcta, es que los inmigrantes de Latinoamérica están desplazando a los trabajadores norteamericanos y si la tasa de desempleo es alta va a haber presión de los grupos para que no apruebe una reforma migratoria", adelantó sobre la batalla política que se avecina. Pachón reconoció que la nominación de la latina Hilda Solís como secretaria de Trabajo es una muestra de inclusión de los latinos en la dirección del país. "Y lo bueno es que una latina tendrá cerca el oído del presidente y estar ahí entre los consejeros es una forma de influir donde se toman las decisiones en el país", subrayó. Por parte de la Coalición en pro de los Derechos Humanos de los Inmigrantes de los Ángeles (CHIRLA), Jorge-Mario Cabrera Valladares, director de educación comunitaria, dijo a Efe que "no podrá haber una recuperación total de la economía estadounidense si no se resuelve la situación de 12 millones de indocumentados". Mientras que en las calles de Los Ángeles, Tony Bernabé, organizador de jornaleros de CHIRLA, dijo que los obreros saben que será difícil ver una reforma migratoria en los primeros meses de gestión del presidente Obama. Consciente de ello afirmó que "con que arregle la economía para que nos salga más trabajo y con que pare las redadas con eso es suficiente".

Descarga la aplicación

en google play en google play