Escúchenos en línea

Migración, factor que más inside en desintegración familiar

Ciudad de México. AFP. | 16 de Enero de 2009 a las 00:00
El fenómeno migratorio se ha convertido en el principal factor de la desintegración familiar en países de emigrantes, aún por encima de los divorcios y otras formas de disolución familiar, según sacerdotes de todo el mundo reunidos en la Ciudad de México. "El fenómeno migratorio es lo que más afecta a la desintegración familiar, especialmente en países como México", de donde emigran ilegalmente hacia Estados Unidos cerca de 400.000 personas al año, dijo a la AFP Carlos Aguiar, presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, en el marco del VI Encuentro Mundial de la Familia. El encuentro que reúne a obispos, cardenales y organizaciones de familias católicas de los cinco continentes dedicó este jueves una sesión a los migrantes que según sus datos llegan a los 300 millones alrededor del mundo. "Lamentablemente, en un mundo que recibió con alegría la caída del muro de Berlín, se están erigiendo otros muros", en diferentes partes del planeta que dividen a las naciones, indicó por su parte Agustino Marcheto Secretario Pontificio del la Pastoral por los migrantes. Estados Unidos construye un muro en varias zonas de la frontera de más de tres mil kilómetros que comparte con México para intentar contener el flujo ilegal de personas. La iglesia católica, que ve en el drama de José, María y Jesús en el exilio un ejemplo y apoyo para los migrantes, impulsa el desarrollo de la pastoral itinerante que atienda la movilidad de los emigrantes. En la reunión que se lleva a cabo en la Ciudad de México con la participación de 9.000 participantes de todo el mundo se busca fijar criterios de como "ayudar a las familias para que puedan superar la separación conyugal y de los padres e hijos y la tentación de que los cónyuges busquen a otras personas", al vivir en la distancia, añadió Aguiar. Uno de los mayores dramas que enfrentan las personas que tienen que abandonar su lugar de residencia es el de los refugiados que son vistos cada vez más como "una amenaza y una molestia política". Entre ellos están los palestinos, "un gran dolor para nosotros", aseguró el brasileño Marcheto, quien consideró que la atención de los "refugiados palestinos es una de las bases de la solución al conflicto". Otra forma de migración abordada en el encuentro es la de los desplazados, de los cuales sólo seis millones están bajo la protección de cascos de la ONU, mientras que unos 18 millones están bajo el cuidado de gobiernos que en la mayoría de los casos los obligaron a abandonar sus lugares de residencia. En ese sentido el clérigo llamó a las delegaciones asistentes a ser abogados ante sus propios países para que ratifiquen y cumplan la convención internacional para la protección de los migrantes y sus familias. Los inmigrantes y sus familias son parte de la vida cotidiana de los países de acogida y la iglesia católica ve como un desafío ayudarlos a integrarse sin que se asimilen a una nueva sociedad, concluyó Marcheto.

Descarga la aplicación

en google play en google play