Escúchenos en línea

Clamor de hijos de nicas presos por indocumentados

Miami. La Prensa (Ni). | 26 de Enero de 2009 a las 00:00
“Mi madre no es una criminal, entonces por qué está en la cárcel”, reza el cartel que carga en sus pequeñas manos Cecia Eloína Soza, de 12 años, mientras llora. Su madre, la nicaragüense Mariela Soza, está detenida desde hace un mes en una cárcel de Inmigración en Pompano Beach, por no poseer un estatus legal en Estados Unidos. Sobre Mariela pende una orden de deportación que, según la información que le suministró el Servicio de Inmigración, se hará efectiva el próximo miércoles 28 de enero, dijo Ronald Soza, esposo de la afectada, quien también se encuentra sin estatus legal definido en Estados Unidos. La nicaragüense fue capturada en víspera de la Navidad, en la puerta de su casa tras regresar de dejar a su hija Cecia en la parada del bus escolar. Cecia apenas puede articular palabras, el llanto se lo impide, pero quiere una respuesta; desea a su madre de regreso en casa y que su mundo vuelva a la normalidad. Ella, igual que otros niños cuyos padres han sido deportados, cuenta hoy con el amparo legal de la Fraternidad Americana Nicaragüense que introdujo, ante la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, una nueva demanda, esta vez contra el gobierno del demócrata Barack Obama. El propósito es que la Corte Suprema emita una ordenanza extraordinaria para que los niños estadounidenses, hijos de padres deportados, puedan ventilar en una Corte Federal el caso de sus progenitores, porque desde 1996 fue eliminada la ley que permitía que la suspensión de las deportaciones fuesen dirimidas en Corte. Nora Sándigo, directora de la Fraternidad Americana Nicaragüense, explicó que la política de inmigración de Estados Unidos violenta los derechos civiles de los niños estadounidenses al ser separados de su padres, cuando éstos son inmigrantes indocumentados. Quieren explicar necesidad de reforma La apertura de los casos en Corte permitiría que los menores puedan explicar, ante un Juez de Inmigración, el porqué se necesita el paro de las deportaciones y la aprobación de una reforma migratoria. Durante la Administración del republicano George W. Bush, que entregó el gobierno el 20 de enero pasado, la Fraternidad Americana presentó una demanda con la intención de detener la deportación de inmigrantes indocumentados con hijos nacidos en Estados Unidos. Sándigo explicó que unos cinco millones de niños están viviendo en la incertidumbre en EE.UU., debido a la condición de ilegalidad en que se encuentran sus padres inmigrantes. “Ellos han sufrido daños sicológicos, emocionales; muchos de ellos no tienen casa donde quedarse debido a que uno, y en algunos casos hasta sus dos padres han sido deportados”, afirmó Sándigo. Cesia y su hermanito Ronald visitan a su madre los días domingos en la cárcel de Pompano Beach. Pero el padre de estos menores no puede visitar a su esposa, debido a que podría ser detenido por agentes de Inmigración, y se conforma con lo que le relatan sus hijos y las llamadas que a diario recibe de su cónyuge desde la cárcel. “Estoy confiando en Dios que no la deportarán”, expresó Ronald Soza, afligido. Luego confesó que ha pensado en regresar a Nicaragua, si a su esposa la deportan, aunque reconoce que esa decisión es muy difícil, debido a la situación económica de su nación de origen y a que el país de sus hijos es Estados Unidos. Esperanzados en Obama Sándigo espera que el presidente Obama cumpla su promesa de aprobar una reforma migratoria comprensiva, como dijo durante su campaña electoral. “Estamos llenos de esperanza, sabemos que el presidente Obama ha sufrido, es alguien que nos va a entender, que sabe que estamos demandando (a su administración) no por que tenemos algo contra él; pero la lucha se hace luchando y nosotros no nos vamos a quedar de brazos cruzados, sabiendo que a diario cientos de personas son deportadas, mientras dejan niños atrás en un mar de lágrimas, sufrimiento e incertidumbre y eso es lo que queremos que pare”. “El Presidente ha dicho que entiende la separación de niños de sus padres, y basado en esas expresiones del presidente Obama y en la información que publica la Casa Blanca, a través de la página en internet que afirma que habrá una reforma migratoria para los inmigrantes, es que confiados en sus promesas de cambio y de ayudar a las familias, venimos con estos niños para que no se continúe haciendo daño a estas criaturas”, explicó Sándigo. Informó que el congresista Luis Gutiérrez trabaja en la elaboración de un proyecto de reforma migratoria, mientras la Fraternidad Americana hace gestiones ante miembros de la cámara baja del Congreso, en busca de su respaldo para la aprobación de la reforma migratoria. La organización pro inmigrantes envió una carta al presidente Obama, en que le solicitan ordene suspender las deportaciones de indocumentados, mientras se aprueba la reforma migratoria, porque una nueva legislación en esa materia tardará un poco.

Descarga la aplicación

en google play en google play