Escúchenos en línea

Cadena perpetua a mexicano culpable de cruel asesinato

Denver. EFE. | 20 de Febrero de 2009 a las 00:00
Un inmigrante mexicano comenzará este viernes a servir una condena a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional tras declararse culpable del asesinato de su compañera, a quien arrastró con una camioneta y atada del cuello por casi dos kilómetros. José Luis Rubi Nava, de 38 años, se presentó el jueves ante el juez Paul King, en el condado Douglas (al sur de Denver) y se declaró culpable de asesinato en primer grado de su compañera, Luz María Franco Fierros, de 49. Fierros falleció el 18 de septiembre de 2006 luego de ser atada por Nava al paragolpes trasero de una camioneta y ser arrastrada por el pavimento en la localidad de Surrey Ridge Drive. La autopsia reveló que Fierros murió de estrangulación y de masivos golpes a la cabeza. El reporte indica que la víctima estaba con vida cuando comenzó el episodio. El cuerpo de Fierros, según el reporte forense, quedó "totalmente desfigurado". Debido a su declaración, Nava evitó la pena de muerte. A la vez, la fiscalía dejó sin efecto otros cargos, incluidos los de secuestro y falsificación de documentos. La fiscal de distrito, Carol Chamber, explicó en un comunicado que la decisión de aceptar la declaración de culpabilidad de Nava fue previamente consultada con la familia de Fierros y con los investigadores del caso. Chamber expresó que de esa manera se le dio a Nava "una oportunidad limitada de confesar su responsabilidad", a la vez que se evitó "el alto costo que hubiese significado buscar la pena de muerte" para el acusado. Blanca Anel Leyva Franco, una de las cuatro hijas de Fierros, escuchó telefónicamente desde Chilpancingo, Guerrero, México, los procedimientos de este jueves en contra de Nava. Por medio de un traductor, Franco le pidió al juez King que "se aplique la ley para que esto no le pase a nadie más". El acuerdo entre Nava y la fiscalía exige que el hombre pague 9.200 dólares como restitución a la familia de Fierros y otros 91.000 dólares por el costo del juicio en su contra. Tras darse a conocer la sentencia, el fiscal asistente Leslie Hansen explicó que el día de su arresto (19 de septiembre de 2006), Navas había confesado "sin ningún remordimiento" que, tras una pelea pasional con Fierros, en la que Nava acusó a su compañera de engañarlo, el mexicano decidió cometer el crimen. Hansen aseveró que Nava, un inmigrante indocumentado, tiene su esposa en México. Precisamente una fotografía del hombre con su familia, encontrada en la escena del crimen, condujo a su identificación y arresto. A la vez, Nava tenía otra compañera en Colorado.

Descarga la aplicación

en google play en google play