Escúchenos en línea

Indocumentados insisten: Lo volveré a intentar

México. Notimex. | 25 de Marzo de 2009 a las 00:00
"Es la primera vez que lo intento y lo pienso hacer de nuevo, a pesar de que nos engañaron los polleros", dijo la brasileña Bania, de 27 años, quien al cruzar por México para tratar de llegar a Estados Unidos y cumplir su sueño fue detenida por las autoridades migratorias. Bania llegó el jueves pasado a la Estación Migratoria de Iztapalapa con una amiga del barrio y su cuñada, luego de ser aseguradas en la segunda caseta después de Tapachula, Chiapas. Después de tres días de viaje, desde el centro este de Brasil, de donde es originaria, voló en avión hacia Guatemala y luego abordó un autobús, pero "nos agarraron en Tapachula", platicó Bania, quien con sus amigas y compañeras de esta aventura aprovechaba el tiempo para aprender manualidades como armar flores de papel china. En el marco de una visita a la Estación Migratoria de Iztapalapa que encabezó la directora del Instituto Nacional de Migración (INM), Cecilia Romero, que recorrió las áreas de mujeres y menores, las indocumentadas narraron su testimonio. Originarias de Brasil cruzaron la frontera con México con la promesa de que pasarían tranquilas y sin problemas; para ello, habían pagado entre las tres casi dos mil dólares a los polleros con la advertencia de que en Puebla tendrían que pagar otros tres mil si querían llegar a Estados Unidos. Sin embargo se encontraron con la sorpresa de los agentes migratorios de México y sólo en unas horas regresaron a su país; antes aseguraron que lo volverán a intentar. "Yo lo voy a intentar las veces que pueda", dijo David de 15 años, de El Salvador, quien salió el jueves 26 de febrero de su casa en autobús rumbo a Guatemala en compañía de su tío. Después de cruzar el río, recordó David de cabello rizado y piel blanca, con voz tímida, "nos vinimos en una combi, íbamos en el tren y ahí estaban los federales". "Yo quería pedir refugio porque no quiero regresar a mi país, una pandilla me amenazó de muerte, tengo miedo de regresar", relató el menor de edad, a quien junto con su tío lo aseguraron. Lamentó que lo hayan detenido, pues todo estaba calculado, el plan era trabajar en Estados Unidos y llegar con su familia paterna, aunque antes trabajaría un tiempo en Nuevo Laredo, Tamaulipas, pues no traía dinero para pagar al pollero para entrar al vecino país del norte. En ese contexto, la comisionada del INM detalló que los colaboradores del instituto tienen claro que atienden a personas con ganas de enfrentar al mundo y buscan darles esparcimiento, así como la posibilidad de que platiquen con otras personas. Además, personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) puede "entrar todo el tiempo". La Estación Migratoria de Iztapalapa tiene capacidad para alojar a 340 migrantes distribuidos en 226 camas en el área de hombres, 104 en área de mujeres y 10 para menores. La ocupación promedio con pernocta es de 280 personas. La mayoría de migrantes no duerme en la estación migratoria de Iztapalapa, son enviados en menos de 24 horas a sus países de origen.

Descarga la aplicación

en google play en google play