Escúchenos en línea

Fotógrafo mexicano plasma en libro cruda realidad de la frontera

Tucson. EFE. | 27 de Marzo de 2009 a las 00:00
El fotógrafo mexicano Anselmo Rascón ha plasmado la cruda realidad que se vive en la frontera entre Estados Unidos y México en el libro "Emigración aventura de muerte", que este viernes se puso a la venta en el primero de esos países. El libro reúne 115 fotografías en blanco y negro tomadas por Rascón en más de 130 viajes a la frontera a lo largo de siete años, además de testimonios de inmigrantes que cruzaron ilegalmente la línea y estadísticas referentes al flujo migratorio. Parte de las ganancias recaudadas con la venta de la obra serán otorgadas a un fondo establecido por la Fundación México en Arizona para otorgar becas a estudiantes indocumentados que desean hacer una carrera universitaria. Como algunos de los personajes de su libro, Rascón, de 56 años y originario de Ciudad de México, aunque reside desde hace 33 en EE.UU., también cruzó de manera ilegal la frontera. En su caso, lo hizo dentro del maletero de un automóvil y por Tijuana. El fotógrafo, que ha hecho varios recorridos con miembros del equipo de rescate de la Patrulla Fronteriza (BorStar), considera que actualmente la región Arizona-Sonora es uno de los cruces más peligrosos de toda la frontera. "Tecate y Mexicali, en la frontera de California, son también áreas muy peligrosas, sobre todo, en época de frío, pero el desierto de Arizona es una zona de peligro en cualquier tiempo de año, por las distancias tan enormes que hay que caminar, la gente no puede estar preparada, ni traer el agua suficiente para soportar el recorrido", subrayó Rascón. Para su libro habló con miembros de los Minuteman, voluntarios del grupo humanitario Fronteras Compasivas y No más muertes, y también con el polémico alguacil del condado Maricopa, Joe Arpaio, bajo investigación por acusaciones de prácticas racistas contra los hispanos en Arizona. Una de las historias que cuenta en "Emigración aventura de muerte" es la de un joven mexicano que fue traído de manera ilegal a EE.UU. cuando sólo tenía dos meses. Cuando cumplió 21 decidió ir a México a conocer a su familia, a pesar de que sus documentos de inmigración ya estaban en trámite. Al regresar trató de cruzar con un grupo por la frontera de California, pero la familia nunca más volvió a saber de él. "Su madre cree que quizás su hijo perdió la razón y fue deportado a México o está perdido, el dolor de esta madre es lo que más me impactó el no saber qué fue de su hijo y no tener ni siquiera un lugar donde poder llevarle ni siquiera una flor", dijo Rascón.

Descarga la aplicación

en google play en google play