Escúchenos en línea

Enemigos de inmigrantes en EU refuerzan ataques por la gripe

La Voz.com. | 2 de Mayo de 2009 a las 00:00
El virus de la gripe porcina ha infectado también el debate sobre la inmigración en Estados Unidos, con comentarios en programas periodísticos como la "influenza fajita" y que "los agentes de contagio son los inmigrantes ilegales", que han provocado protestas enérgicas de los grupos defensores de los hispanos. La polémica sobre la inmigración se había enfriado en la televisión y el internet, desplazada por la crisis económica. Ahora, algunos están utilizando el virus para renovar sus argumentos de que la inmigración mexicana es una amenaza para Estados Unidos. No se han reportado casos de discriminación contra latinos provocados por la gripe, pero algunos latinos dicen que la retórica racista contra los inmigrantes dio lugar al aumento reciente de crímenes derivados de la intolerancia racial hacia los latinos y quieren prevenir un nuevo brote. Cuando empezó a propagarse el virus, el periodista de radio Michael Savage dijo que "los inmigrantes ilegales son los agentes de contagio". Su colega Neal Boortz sugirió que el mal se titulara desde ahora la "influenza fajita" y Lou Dobbs, de CNN, sugirió la denominación de "gripe mexicana", según el grupo estudioso de la prensa Media Matters, de tendencia centroizquierdista. El periodista de radio Jay Severin fue suspendido por tiempo indeterminado por su emisora de Boston al llamar a los inmigrantes mexicanos "criminaliens" (algo así como "delintranjeros", condensación de "delincuentes" y "extranjeros") y las salas de emergencia de los hospitales "apartamentos para mexicanos". Savage, quien asegura poseer un doctorado en epidemiología y nutrición de la Universidad de California-Berkeley, dijo que sus observaciones eran científicas. "La primera regla de la epidemiología es descubrir el epicentro y aislarlo", dijo. "Esto no tiene nada que ver con la raza y todo que ver con la epidemiología. Los virus no discriminan". La Organización Mundial de la Salud no recomienda cerrar las fronteras porque eso no impediría la propagación del virus. El presidente Barack Obama dijo que sería como "cerrar la puerta del establo después que escaparon los caballos". Lo que unos llaman ciencia, para otros es racismo. "Usar el miedo provocado por un problema de salud pública grave y vigente para culpar a los inmigrantes es increíblemente despreciable e increíblemente cínico, además de totalmente infundado", dijo el senador demócrata Robert Menéndez. "Algunas de estas declaraciones son abiertamente racistas y no tienen cabida en nuestro discurso público", agregó. Liany Arroyo, directora del Instituto de Salud Hispano del Consejo Nacional de La Raza, dijo que algunos tratan de explotar el virus "como mecanismo para provocar miedo". "Este no es un problema de inmigración sino de salud", dijo. "Nos afecta a todos". El miedo, sin embargo, no es un animal racional. La historia conoce muchos casos de pánico por razones de salud. Así, en la década de 1980, en las primeras etapas de la epidemia de sida, se prohibió a los haitianos donar sangre en Estados Unidos. Por eso, para el que tiene aspecto mexicano, una tos cualquiera puede convertirse en fuente de humillación. Las víctimas hispanas de crímenes de intolerancia racial aumentaron de 595 en 2003 a 819 en 2007, según estadísticas del FBI. Ahora, a la violencia del narco que cruza la frontera y el respaldo de Obama a un camino a la ciudadanía para 12 millones de indocumentados, se suma la nueva gripe porcina: ingredientes todos para una nueva explosión.

Descarga la aplicación

en google play en google play