Escúchenos en línea

Líderes latinos Carolina piden alto a deportaciones y legalización

Charlotte. EFE. | 1 de Junio de 2009 a las 00:00
Grupos pro-inmigrantes de Carolina del Norte reafirmaron este lunes su compromiso de apoyo al movimiento nacional que impulsará la aprobación de la reforma migratoria integral y solicitaron paro a las deportaciones. En dos conferencias de prensas simultáneas en Charlotte, la ciudad más grande del estado y Raleigh, capital del estado, las organizaciones ofrecieron un mensaje de "unidad" para solicitar a congresistas y senadores que no "den la espalda a los inmigrantes". "Charlotte era una comunidad que daba la bienvenida a los inmigrantes, ahora que hay problemas económicos, están deportando a trabajadores y separando familias", afirmó Ángeles Ortega, directora ejecutiva de la Coalición Latinoamericana (LAC). Carolina del Norte es uno de los estados del país que ha establecidos más acuerdos entre agentes locales del orden público y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para identificar y deportar a indocumentados desde cárceles locales. Sólo en Charlotte, más de 6.500 hispanos han sido puestos en proceso de deportación por el programa 287g que opera en esa ciudad desde 2006 y otros 3.000 en los restantes siete condados del estado. También ICE ha instalado Comunidades Seguras en nueve localidades, el cual ofrece acceso instantáneo a las bases de datos de ICE y del Buró Federal de Investigación (FBI) a oficiales penitenciarios. "Una niña de 9 años escribió una carta al presidente Obama rogándole que eliminara el programa 287g que no funciona y separa a familias enteras", resaltó el padre Arturo Kolinsky, de la Iglesia Católica Nuestra Señora de Guadalupe en Charlotte. "Imagínense estar separados de sus seres queridos por años inclusive décadas sin poderse ver. Tristemente eso es lo que enfrentamos diariamente en este estado", apuntó la Attracta Kelly, abogada de inmigración del Centro de Justicia de Carolina del Norte. Varias encuestan han señalado que los residentes no-latinos de Carolina del Norte no aprueban una ley de inmigración que conduzca a la legalización aunque están de acuerdo que el sistema actual migratorio no funciona. Julio Roa, del grupo la Unidad en Charlotte, reafirmó que pasar una reforma migratoria beneficiaría económicamente al país porque inyectaría fondos adicionales al Seguro Social y a los programa del Gobierno. "El Congreso y el Presidente deben reforma el sistema migratorio que reúna a las familias, ayude a la economía y crea finalmente una solución para todos", apuntó Dani Martínez Moore, del Centro de Justicia en Raleigh.

Descarga la aplicación

en google play en google play