Escúchenos en línea

Latinos de bajos recursos rescatan tradicional escuela de Denver

Denver. EFE. | 5 de Junio de 2009 a las 00:00
Familias latinas de bajos recursos del noroeste de Denver reunieron en pocas semanas casi 250.000 dólares para evitar el cierre de una escuela católica que opera en este vecindario desde hace nueve décadas, debido a que la Arquidiócesis local ya no puede proveer subsidios para el establecimiento. "Es una historia de éxito que permite en estos tiempos de incertidumbre y confusión dar un ejemplo de permanencia, consistencia, integridad y compromiso para crear un legado de excelencia", dijo este viernes a Efe Suzanne Scheck, la nueva directora de la Escuela Santa Catalina de Siena. "Las jóvenes familias latinas que envían a sus hijos a esta escuela han hecho posible que la escuela siga abierta no solamente por un año más sino por muchos años. Es un final feliz", comentó Stephen Millin, portavoz del establecimiento. A principios de abril, la Arquidiócesis de Denver informó que debido a la actual situación económica ya no podría aportar los 250.000 dólares anuales necesarios para las operaciones del establecimiento, ubicado en un barrio primero ocupado hace un siglo por inmigrantes italianos y ahora por latinos. En una reunión de emergencia de los directivos de la escuela con dirigentes comunitarios y con los padres de los estudiantes se decidió que no solamente se reuniría el dinero suficiente para el ciclo lectivo 2009-2010, sino que durante los próximos doce meses se recaudará un millón de dólares para tener un fondo permanente que garantice la futura estabilidad financiera de la escuela. Para Al DeMendoza, cuya hija mayor acaba de graduarse de Santa Catalina de Siena, el anuncio de la cancelación del subsidio fue "una bendición disfrazada, porque nos obligó a redescubrir la importancia de la escuela para nuestra comunidad". "Es una escuela en donde no solamente los maestros conocen a todos sus alumnos y a los padres de los alumnos sino que también los estudiantes conocen a todos los padres, creando un sentido de comunidad y de seguridad que no se ve en otras escuelas", agregó. El establecimiento fue fundado hace 88 años y tiene una capacidad de 200 estudiantes desde jardín de infantes hasta el grado 8, aunque por el momento sólo cuenta con 142 alumnos. De ellos, el 61 por ciento es inmigrante latino y otro 18 por ciento pertenece a familias méxico-americanas. Un 65 por ciento de los alumnos proviene de familias de bajos recursos económicos. El 25 de abril pasado, en el primer evento de recaudación de fondos, la escuela recibió 48.000 dólares, y reunió desde entonces 182.000 dólares adicionales, de los cuales el 75 por ciento fue aportado por familias latinas por medio de donaciones pequeñas. Gracias a un "Festival del Verano" que comienza este viernes, la escuela confía en recaudar los 20.000 que le faltan para completar la meta deseada para este año.

Descarga la aplicación

en google play en google play