Escúchenos en línea

Programa ofrece trabajos a jóvenes latinos de bajos recursos

Fort Worth. EFE. | 9 de Junio de 2009 a las 00:00
Cientos de adolescentes latinos tendrán acceso a puestos de trabajo y capacitación laboral durante las vacaciones de verano bajo un programa que busca auxiliar a las familias de más bajos recursos económicos en el norte de Texas. El programa Youth Empowerment Services comenzó hace una década y busca que jóvenes entre 14 y 21 años de la escala económica más baja del condado Tarrant accedan a puestos de trabajo y obtengan experiencia en ciertos campos. De acuerdo con Lisa Witkowski, de Youth Empowerment Services, el número de solicitantes ha aumentado este año en un 25 por ciento en relación a años anteriores, y entre ellos, los jóvenes de origen latino son los que más tratan de conseguir un puesto de trabajo. "Se trata de empleos administrativos en el sector público que van desde ayudantes de oficina, asistentes en bibliotecas municipales y hasta practicantes en el sector forestal en los diferentes parques y zoológicos del área", señaló Witkowski a Efe. "Estos empleos difieren de los trabajos tradicionales que se ofrecen en verano en diferentes lugares, como los de los restaurantes de comida rápida o los centros de natación y de recreación donde los jóvenes usualmente laboran como salvavidas o en limpieza", agregó. El programa Youth Empowerment Services recibió este año 4,3 millones de dólares por parte del Gobierno federal para generar al menos mil puestos de trabajo para estos jóvenes. Uno de los requisitos para obtener uno de estos trabajos es pertenecer a una familia de cuatro integrantes cuyos ingresos anuales no exceda los 22.800 dólares, vivir en condiciones de indigencia o en un albergue municipal. Los jóvenes mayores de 16 años reciben sus honorarios a través de un cheque quincenal y los menores de 16 sólo un estipendio. "Bajo ese criterio es que logramos con este programa aliviar de cierta forma a las familias económicamente más vulnerables. El propósito fundamental es que estos niños participen en estimular a la economía local pero con su propio dinero generado con el sudor de su frente", aclaró Witkowski. Gobiernos municipales como el de Fort Worth, Arlington, Euless, entre otros, forman parte de este programa que además ha incluido este año a los centros educativos de educación superior como el Tarrant Communnity College (TCC). A través de estos centros de estudios, cientos de jóvenes pueden optar por obtener capacitación en diferentes área como salud, leyes y hasta inglés para aquellos que no dominan ese idioma o necesitan perfeccionarlo para conseguir un trabajo en el futuro. Según Gladys Emerson, directora de servicios laborales con TCC, este programa es una buena opción para que un joven conozca qué carrera quiere seguir. "No se trata de darles una tarea y encomendarlos a que lo hagan. El proceso va más allá porque el estudiante experimenta por ejemplo los pormenores del campo de la medicina y así pueda saber de qué se trata para decidir en el futuro si quieren seguir esa carrera o no", sostuvo Emerson. Para Juan Rosales, de 15 años y estudiante de noveno grado en Fort Worth, su meta es capacitarse en la administración de negocios para poder abrir uno en los próximos años y sacar a su familia "de la pobreza". "Soy el mayor de cuatro hermanos y mis padres no ganan lo suficiente. Soy el encargado de sacar adelante a la familia porque pienso convertirme en profesional, pero también quiero saber qué debo hacer para prepararme desde ahora", aseguró Rosales, cuyos padres son originarios de México. Las capacitaciones se dictan en diferentes centros de estudios del condado y tienen una duración de 20 horas semanales mientras duren las vacaciones de verano. En el norte de Texas, la mayoría de distritos escolares reanudan sus actividades a principios de agosto. De acuerdo con cifras del Censo, la población del condado Tarrant supera el 1.700.000 habitantes, de los cuales el 25 por ciento es de origen latino.

Descarga la aplicación

en google play en google play