Escúchenos en línea

Remesas enviadas a AL caerán al menos un 6,9% por la crisis

Washington. EFE. | 13 de Julio de 2009 a las 00:00
América Latina y el Caribe experimentarán este año una caída de al menos un 6,9 por ciento en las remesas que recibe esta región, que se ve afectada directamente por la grave recesión que experimenta EEUU. El Banco Mundial (BM) publicó este lunes sus nuevas previsiones sobre el flujo de remesas internacionales hacia países en vías de desarrollo revisando en más de dos décimas a la baja sus cálculos anteriores, que apuntaban a un descenso del 5 por ciento por ciento. En el caso de América Latina y el Caribe, que registraron el año pasado un volumen de remesas de 64.000 millones de dólares, con un crecimiento del 2,1 por ciento, el BM augura una caída del 6,9 por ciento este año, pero indica que la evolución podría ser incluso peor al incluir en sus pronósticos un descenso del 9,4 por ciento como posible escenario para 2009. La debilidad del mercado laboral en EEUU, especialmente en el sector de la construcción, ha afectado negativamente, principalmente a partir de la segunda mitad del año, el volumen de remesas que los inmigrantes latinoamericanos envían a sus países de origen. En este contexto, el volumen de remesas destinadas a América Latina y el Caribe descenderá este año a 60.000 ó 58.000 millones de dólares, según los cálculos del economista jefe del Grupo de Perspectivas para el Desarrollo del BM, Dilip Ratha. En México -con 26.300 millones de dólares el tercer país que más remesas recibe, por detrás de India (52.000 millones) y China (40.600 millones)- experimentó un declive del 11 por ciento en lo que va de año, después de una caída del 4 por ciento registrado en el conjunto de 2008. La República Dominicana experimentó una disminución del 7 por ciento el 30 de junio, El Salvador un 10 por ciento, Guatemala un 10 por ciento y Honduras un 8 por ciento, de acuerdo con las cifras del BM. El organismo desvincula esas reducciones con un menor flujo de migración, como han apuntado varios informes, al referirse a nuevos datos que indican que los inmigrantes no quieren regresar a sus países porque, pese a la crisis, tienen mejores condiciones en su país de destino. Los inmigrantes también consideran que una vez que vuelven es más difícil que sean admitidos de nuevo, sobre todo, en el caso de EEUU. Una posible recuperación podría producirse tan pronto como en 2010, con un crecimiento positivo, aunque ligero, del 1 por ciento para toda la región latinoamericana y caribeña, según el BM. En el peor de los casos, y si la crisis resultase ser más profunda y prolongada de lo previsto, experimentará una caída del 2%, casi cinco décimas menos que este año. Los pronósticos dados a conocer hoy están en línea con la revisión a la baja que efectuó el organismo financiero multilateral en junio sobre las perspectivas de la economía mundial, que, calcula, se contraerá un 2,9 por ciento este año. En este contexto, los países en desarrollo registrarán en 2009 en el mejor de los casos un descenso del 7,3 por ciento en el volumen de remesas, que ascendió el año pasado a 328.000 millones de dólares, y en el peor escenario experimentarán una caída del 10,1 por ciento. El BM destaca como peligro para una recuperación del flujo de remesas internacionales la posibilidad de que la crisis se agrave y prolongue, medidas proteccionistas por parte de los gobiernos, algo que afectaría al mercado laboral y a la inmigración, y tasas de cambio "impredecibles".

Descarga la aplicación

en google play en google play