Escúchenos en línea

Carolinas nuevo corredor de producción y distribución de drogas

Charlotte. EFE. | 15 de Julio de 2009 a las 00:00
Las organizaciones delictivas transportan cocaína por las autopistas de las Carolinas, cultivan marihuana en áreas rurales y venden heroína en las ciudades, lo que convierte a esta zona en el "nuevo corredor de producción y distribución de estupefacientes". "Nuestra autopistas como la 1-40, I-85 y I-77 son los perfectos corredores viales para transportar drogas. Somos un puente de conexión entre el norte y sur, y eso lo están aprovechando los cárteles mexicanos", afirmó este miércoles a Efe el coronel Randy Power, de la oficina del alguacil del condado Guilford, al noreste de Carolina del Norte. Según Power, las operaciones de venta de marihuana, cocaína, heroína y metanfetamina de los cárteles mexicanos han aumentado "mucho" los últimos años, y no sólo en barrios de bajos recursos, sino en comunidades de "gente de dinero". "Hace unas semanas hicimos un decomiso de 40 kilos de cocaína valorada en 1 millón de dólares proveniente directamente de México", enfatizó Power. Un informe del Departamento de Justicia de EE.UU incluyó a Charlotte, la ciudad más grande de Carolina del Norte, en la lista de las 230 ciudades donde los traficantes de drogas mexicanas "mantienen un centro de distribución" de varias drogas. Según el Departamento Estadounidense Antidroga (DEA), la heroína conocida como "black tar" se está convirtiendo en un producto "muy cotizado" por los consumidores del sureste del país que es comercializada mayormente desde Charlotte. La confiscación de esa heroína, cuya falta de pureza la convierte en más peligrosa, creció un 233 por ciento en esa ciudad donde se han desmantelado varias bandas. A nivel estatal, el decomiso de esa droga, cuyo costo por 2 onzas en la calle asciende a 8.000 dólares, aumentó también un 77 por ciento en 2008 en comparación con 2007, de acuerdo con la DEA. El indocumentado Israel Hernández, cabecilla de una red mexicana de traficantes de "black tar", fue sentenciado el pasado 9 de junio en Charlotte a 10 años de prisión federal. Hace dos semanas, agentes federales desmantelaron otra red mexicana de heroína en Charlotte que vendía los llamados "taquitos", como se les conoce popularmente a esa droga, en vecindarios del sureste de la ciudad y también en Rock Hill (Carolina del Sur). El capitán Mike Adams, de la División de Narcóticos del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg, ha dicho anteriormente a Efe que los carteles mexicanos "más que todo" utilizan a Charlotte como centro de "distribución con gerentes y supervisores". Adams además añadió que la venta y distribución de cocaína ha disminuido notablemente en Carolina del Norte pero en cambio aumentó la heroína y especialmente el "black tar". Otras agencias federales, como el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), se han sumado a la lucha de las agencias locales por desmantelar a las organizaciones delictivas que trafican con drogas. En el último año y medio, ICE ha venido intercambiando información y colaborando en operativos locales para detener e identificar a distribuidores de estupefacientes que utilizan las carreteras interestatales de las Carolinas para transportar estupefacientes, según corroboró a Efe Bárbara González, portavoz de ICE. Inclusive ICE donó en diciembre pasado a cinco agencias locales de Carolina del Norte 400.000 dólares provenientes del decomiso de bienes de un capo de droga hispano. Recientemente, en el condado Chester de Carolina del Sur, localizado en una zona rural del estado, descubrieron uno de los cultivos de marihuana "más grandes" del estado que fue valorado en 22 millones de dólares. Las más de 11.000 plantas, de 5 pies de alto, estaban sembradas cerca de la interestatal 1-77, un corredor vial que llega a Charlotte. Tres latinos, identificados como Victor Villa, Ulver Hernández y Arnulfo Maulcon, fueron arrestados en el lugar. El capitán Chuck Grant, de la división de narcóticos de la oficina del alguacil de Chester, dijo a los medios locales que estos grandes sembradíos y sofisticadas operaciones con sistema de irrigación han proliferado durante los últimos años. El agente, con 15 años de experiencia, atribuye el aumento de los cultivos de marihuana en este estado a "la presencia de organizaciones mexicanas y de otras partes de Latinoamérica". En 2008, las autoridades locales y estatales confiscaron más de 30.400 plantas en toda Carolina del Sur y cerca del 70 por ciento se encontraron en cuatro condados, Chester, York, Lancaster y Fairfield, al sureste del estado. Estados Unidos ha estrechado recientemente la colaboración con México para luchar contra el narcotráfico y suscrito acuerdos para interceptar el tráfico de armas ilegales. El director de la Oficina Nacional de Política de Control de Drogas, R. Gil Kerlikowske, reconoció recientemente en una audiencia el Congreso que el "consumo de drogas ilegales en Estados Unidos es la causa principal del poder, riqueza y violencia de las bandas".

Descarga la aplicación

en google play en google play