Escúchenos en línea

Libertad condicional a abogado y empleados por fraude migratorio

Denver. EFE. | 30 de Julio de 2009 a las 00:00
Un abogado latino de Utah y varios de sus empleados quedaron en libertad condicional luego de presentarse ante un juez federal y declararse no culpables de haber falsificado miles de visas de trabajo que luego entregaban a indocumentados. James Héctor Alcalá, 41 y presidente del bufete de abogados que lleva su nombre, y cinco de sus colaboradores fueron arrestados el martes pasado como sospechosos de haber gestionado casi 5.000 visas de trabajo durante los últimos tres años para inmigrantes que estaban ilegalmente en EEUU y que por tanto no eran elegibles para esos documentos. Los otros detenidos fueron identificados como Carlos Manuel Vorher, 43; Carlos Enrique Gómez-Álvarez, 41; Daniel Trigo Villavicencio, 30; Gustavo Ballesteros-Muñoz, 45; Andrés Lorenzo Acosta Parra, 31. Voher trabajó anteriormente como agente de la Patrulla Fronteriza y Acosta Parra se desempeñó como empleado en el Consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, México. Alcalá, Voher, Acosta Parra y Ballesteros-Muñoz presentaron su declaración de no culpabilidad en Utah. Gómez-Alvarez fue detenido mientras completaba su examen de abogado en Buffalo, Nueva York, y en esa ciudad se declaró no culpable. Se espera se lo traslade a Utah en los próximos días. Trigo Villavicencio fue arrestado en Houston y aún no ha tenido una audiencia judicial. Mientras tanto, otros dos ex empleados, Florentino José Ayala Villarreal, 39; y Olga Adriana Garza Muñiz, 47, ambos de México, siguen prófugos. Tras la audiencia celebrada ayer en Salt Lake City, el juez a cargo del caso permitió que los detenidos, con excepción de Ballesteros-Muñoz, recuperasen su libertad hasta el momento del juicio, aunque deberán llevar un brazalete electrónico y tuvieron que entregar sus pasaportes. La continuidad de la detención de Ballesteros-Muñoz podría decidirse este jueves. Tras la audiencia judicial, el fiscal federal Brett Tolman indicó que el juicio (con fecha aún no establecida) durará probablemente de seis a ocho semanas, debido a la complejidad del caso. Tolman reconoció que "será difícil obtener evidencia que lleve a la convicción de los acusados, debido a que existen limitaciones en cuanto al uso de esa evidencia y a los testimonios porque las leyes actuales protegen la confidencialidad de la relación entre los abogados y sus clientes". Por otra parte, un abogado que trabajó recientemente por poco tiempo con Alcalá indicó a los medios locales que fue él quien hace un año y medio se presentó ante la fiscalía federal de Utah para compartir sus sospechas sobre las irregularidades en el procesamiento de las visas. En sus declaraciones, Lance Starr dijo que al detectar cartas de empleo presumiblemente falsificadas para indocumentados ya trabajando en Estados Unidos se sintió "éticamente obligado" a contactar a las autoridades.

Descarga la aplicación

en google play en google play