Escúchenos en línea

Latinos y negros en el sur: ¿cooperación o confrontación?

Giovanna Dell'orto, agencia AP. Desde Atlanta, Georgia. | 2 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Rumores de odio racial circularon a fines del año pasado en la pequeña comunidad agrícola de Tifton, Georgia, luego que cuatro negros fueron arrestados tras letales robos a inmigrantes mexicanos. En una noche, en diferentes parques donde son estacionadas casas rodantes, seis mexicanos fueron asesinados con armas de fuego y con bates de béisbol mientras dormían. Dirigentes comunitarios rápidamente hicieron acto de presencia para mantener la paz. Eso incluyó al jefe de policía, un blanco, a un sacerdote católico, de origen latino, y a la presidenta de la NAACP, siglas en inglés de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color. Esos líderes dijeron que no se trataba de crímenes racistas, sino de delitos de oportunidad, y que el único motivo había sido el robo. Aún así, admitieron que la comunidad estaba muy lejos de la integración. "Nunca hemos sido amigos o compinches", dijo Isabella Brooks, presidenta de la NAACP en el condado de Colquitt, cerca de Tifton. Ella dijo que no tiene vecinos blancos. Tampoco socializa con los latinos que viven en su calle, según explicó, debido a la barrera del idioma. Los dos principales grupos minoritarios en Estados Unidos deben decidir si sus relaciones estarán alentadas por la competencia y la desconfianza, o por un vínculo común, un esfuerzo conjunto para cerrar una persistente brecha entre los blancos y las minorías. Y en ninguna otra parte del país las tensiones son más claras que en el sur. "La presencia latina cambia la dinámica del sur, que siempre ha sido vista como entre blancos y negros", dijo William Ferris, del Centro de Estudios del Sur de Estados Unidos en la universidad de Carolina del Norte. Grupos de defensa de los derechos de las minorías, como la NAACP o el Consejo Nacional de la Raza, señalan que los latinos, especialmente los inmigrantes que luchan por una reforma legislativa, encuentran su perfecto aliado y modelo en los negros y en su historial de lucha por la igualdad de derechos. Los latinos han superado a los negros como el principal grupo minoritario de Estados Unidos, al representar un 14,5% de la población, comparado con un 12,1% de los negros, según la Oficina Nacional de Censos. (El censo considera latinos a personas de cualquier raza cuyos antecedentes étnicos provienen de países latinohablantes). En tanto los negros siguen siendo más numerosos en el sureste, excepto en Florida, un flujo de inmigrantes de países latinohablantes está cambiando la interacción racial a través de la región. Varios estados sureños lideran ahora a la nación en el crecimiento de residentes latinos y de indocumentados. En sitios como Houston y Los Angeles, donde negros e latinos han coexistido durante muchos años, los dos grupos suelen disputar empleos, especialmente, con bajos salarios, que solían ser prácticamente el patrimonio de obreros negros no calificados. Una encuesta del Centro de Investigaciones Pew, efectuada en abril del 2006, mostró que más negros que blancos dijeron que ellos o algún miembro de la familia habían perdido un trabajo o nunca lo obtuvieron porque un empleador había contratado a un inmigrante. Esa animosidad persiste en el sur, donde grupos enemigos de los inmigrantes dicen que los latinos recién llegados están dispuestos a aceptar salarios por debajo de lo estipulado. Sin embargo, muchos empleadores sureños dicen que no consiguen bastantes obreros locales para que cosechen sus duraznos o desplumen pollos. ¿Es ese argumento otra versión de la discriminación racial que antes afectó a los negros en el sur? Sí, dijo John Inscoe, un historiador experto en relaciones entre las razas. Es muy fácil alentar la desconfianza étnica o racial en personas pobres que se sienten superadas en número en su lucha por sobrevivir. Cifras del censo muestran que a través de 11 estados sureños, latinos nacidos fuera de Estados Unidos tienen una tasa de desempleo muy inferior a la de los negros -- menos de un 5%, en tanto el desempleo entre los negros fue del 9% en el 2004, último año de que se tienen cifras. También los latinos ganan más. El promedio de ingresos en un hogar latino fue de 33.765 dólares en el 2005, casi un 10% más alto que entre los negros. Y eso hace que los negros se muestren en ciertos estados en favor de reducir la inmigración legal. Sin embargo, algunos dicen que es precisamente debido a la historia de las difíciles relaciones raciales en el sur, donde la segregación institucional fue desmantelada tras muchos conflictos, que la región puede ayudar a integrar otra comunidad en el "mainstream", la corriente dominante de Estados Unidos. "Existe un vínculo muy natural entre los afro-estadounidenses y las comunidades latinas", dijo Bruce Gordon, presidente de NAACP. "Existe un esfuerzo consciente para crear animosidad entre los afro-estadounidenses y los latinos ... Pero existe una ventaja en la coalición, y debemos encontrar una manera de aprovechar esta oportunidad". Angela Arboleda, del Consejo Nacional de La Raza, está de acuerdo, aunque también destaca que no siempre los dirigentes negros se han mostrado en favor de la solidaridad entre las minorías. Para ello cita el ejemplo del alcalde de Nueva Orléans, Ray Nagin, quien al comenzar las tareas de reconstrucción tras el paso del huracán Katrina, expresó su temor de que la ciudad "podría ser invadida por obreros mexicanos". Sin embargo, en abril de este año, algunos dirigentes negros hablaron de una causa común contra la discriminación en un acto en favor de la inmigración efectuado en Atlanta, al que asistieron 50.000 personas. Era el tipo de demostración callejera frecuente en la década del sesenta, cuando un nativo de Atlanta, Martin Luther King, lideraba demostraciones en favor de los derechos civiles de los negros. Hay todavía mucho camino que recorrer. Y personas que están en la línea del frente, como el presidente de la NAACP, formula una pregunta que no es tan simple de responder: "¿Qué podemos hacer para conectarnos?"

Descarga la aplicación

en google play en google play