Escúchenos en línea

Llevan a Texas a familiares de 19 inmigrantes asfixiados para identificar los cuerpos

Agencia AP. Desde Houston, Texas. | 9 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Un camionero acusado por la muerte de 19 inmigrantes ilegales asfixiados en un camión en Texas se niega a identificar a las víctimas, por lo cual las autoridades se ven obligadas a traer a los familiares desde sus respectivos países. Tyrone Williams podría ser condenado a muerte por el suceso, ocurrido en mayo del 2003 en un intento por trasladar a más de 70 inmigrantes ilegalmente desde el sur de Texas a Houston. Los fiscales sostienen que Williams abandonó el camión y no ayudó a los extranjeros mientras morían sofocados en el calor del camión cerrado herméticamente. El martes, y a pesar de los consejos de sus abogados, Williams se negó a aceptar un acuerdo en que reconocería las identidades de las víctimas y el hecho de que estaban ilegalmente en el país. Las autoridades por lo tanto se ven obligadas a traer a los familiares desde México, Honduras, El Salvador y la República Dominicana. El abogado de Williams, Craig Washington, no efectuó declaraciones sobre la decisión de su cliente. Pero otros letrados que siguen el juicio dijeron que la decisión del acusado podría fracasar si los jurados son obligados a ver a los familiares de las víctimas, por ejemplo cuando miran fotografías de sus seres queridos. El miércoles tres familiares que vivían en Houston sollozaron cuando vieron fotografías de los cadáveres de sus seres amados. "Este acusado, Williams, está cometiendo una forma lenta de suicidio al poner a estas personas ante el jurado", expresó el abogado David Berg. "Debe tener agua helada en sus venas". El abogado Kent Schaffer manifestó que la única ventaja de la decisión de Williams sería si el gobierno no pueda hacer que los testigos vayan a Houston. "En caso en que el gobierno pueda llevarlos al tribunal, es suicida", sostuvo. Preocupado por los posibles daños de la decisión de Williams, el juez de distrito Lee Rosenthal le dio a Washington 30 minutos para que aconsejara a su cliente el martes. Williams se negó a sellar un acuerdo. Los fiscales le aseguraron al juez que el lunes estarán listos para comenzar con los testimonios de los familiares extranjeros. Ya se habían preparado para llevarlos a declarar en caso de que Williams fuera encontrado culpable. Los fiscales sostienen que Williams, de 35 años, fue el único responsable de la muerte de los inmigrantes debido a que ignoró sus llantos y pedidos de ayuda y no encendió el aire acondicionado de su vehículo. La defensa argumenta que Williams no sabía que sus pasajeros estaban muriendo hasta que paró en Victoria, a unos 160 kilómetros al suroeste de Houston, para comprarles agua, y escuchó los gritos pidiéndole ayuda. Un jurado condenó el año pasado a Williams por 38 acusaciones relacionadas con el traslado de las víctimas, pero él evitó la sentencia a muerte porque el panel de jurados no pudo llegar a un acuerdo sobre el papel que desempeñó en el crimen. El jurado no pudo avanzar con otras 20 acusaciones. Sin embargo, un tribunal de apelaciones rechazó la decisión, al considerar que el veredicto no era válido porque el jurado no pudo especificar su papel en el crimen. Williams, un jamaiquino residente de Schenectady, Nueva York, es el único de las 14 personas acusadas en el caso que enfrenta la pena de muerte. Fue acusado de 58 cargos de trasladar y esconder a las víctimas, y de conspiración. Podría ser condenado a muerte por 20 de esos cargos.

Descarga la aplicación

en google play en google play