Escúchenos en línea

Carolina N reabre puertas a estudiantes indocumentados

Charlotte. EFE. | 18 de Septiembre de 2009 a las 00:00
La Junta de Colegios Comunitarios de Carolina del Norte aprobó este viernes el reingreso de los estudiantes indocumentados a los 58 centros de educación superior, pero se desconoce cuándo la medida entrará en vigor. La decisión pone fin a un proceso de discusión sobre el tema que ha durado ocho años, resultado en cinco cambios de políticas y un estudio que concluyó que los indocumentados generan ganancias en vez de pérdidas a las instituciones educativas. Por ahora, los indocumentados no podrán matricularse en los centros educativos hasta que la nueva política culmine el "proceso de reglas administrativas" que podría durar de 6 a 12 meses. Desde mayo de 2008, Carolina del Norte se convirtió junto a Carolina del Sur, en los únicos estados del país en negar que los estudiantes indocumentados asistan a los colegios comunitarios inclusive pagando matrículas como extranjeros o no residentes. Sólo 1 de 16 votos, del vicegobernador, Walter Dalton, demócrata, se pronunció en contra de la recomendación de admisión de los sin papeles que realizara ayer el comité de políticas encargado de redactar los parámetros de la medida. "Estos son tiempos económicos difíciles. La gente pierde sus trabajos y el desempleo es muy alto. Los norcarolinos regresan a los colegios para reeducarse y no podemos permitir más presión a la administraciones ya sobrecargadas", afirmó Dalton en un comunicado. La gobernadora de Carolina del Norte, Beverly Perdue, comentó a los medios locales que no creía que las personas que "viven ilegalmente en el país" deberían estar en los salones de clases de estos centros educativos. "Con todo el respeto a la junta, es muy difícil entender por qué debemos educar a personas que no pueden trabajar legalmente en el país", apuntó Perdue. El doctor Scott Ralls, presidente del Sistema de Colegios Comunitarios de Carolina del Norte, afirmó en un comunicado que la decisión de hoy "tomó en cuenta a individuos de ambos lados de la discusión". "Hemos aprobado una política de admisión de indocumentados más restrictiva que en otros estados. En mi opinión, es lo justo para aquellos jóvenes que fueron traído por sus padres y que se graduaron de nuestras secundarias", apuntó Ralls. Bajo la nueva normativa, los estudiantes indocumentados deberán haber egresado de una secundaria del estado o de la nación y pagar la matrícula anual de extranjeros que es aproximadamente 7.000 dólares al año comparada con la estándar de 1.600 dólares. También obliga a los 58 centros educativos a dar prioridad de cupo a los residentes legales o ciudadanos americanos y prohíbe que los indocumentados reciban ayuda financiera pública para costear sus estudios. "La decisión de hoy es un buen progreso y aunque todavía falta por derrumbar muchas barreras que impiden a los indocumentados estudiar, siguen habiendo opciones y no es el fin del mundo", afirmó a Efe Marco Zárate, presidente de la Asociación de Profesionales Hispanos de Carolina del Norte. Por su parte, Irene Godínez, directora de abogacía de El Pueblo, organización latina con sede en Raleigh, capital del estado, enfatizó que la decisión de la junta es "algo prometedor". "Ahora hay que luchar para se agilice el proceso y que cambien algunas provisiones perjudiciales para los nuestros como la de preferencia de cupos", apuntó Godínez. La nueva política se debatió en un momento en que los colegios comunitarios presentaron el mayor incremento del número de matriculaciones en toda su historia, que sobrepasó el 20 por ciento debido a la crisis económica y falta de empleo que ha motivado a muchas personas a volver a las aulas. De acuerdo con la organización anti-inmigrante, Americanos por una Inmigración Legal (ALIPAC), localizada en Raleigh, el 80 por ciento de los norcarolinos se opone al acceso de los indocumentados a los colegios comunitarios. En la Asamblea General Estatal se han discutido sin éxito proyectos que permitirían que los indocumentados paguen matrículas en los colegios comunitarios como residentes legales. Por el momento, sólo el Sistema de Universidades de Carolina del Norte (UNC) admite a los indocumentados pero deben cancelar las tarifas de estudiantes de fuera del estado o de extranjeros. Carolina del Norte tiene la cuarta red más grande de colegios comunitarios de la nación con un aproximado de 800.000 estudiantes, de los cuales sólo 112 jóvenes indocumentados estaban inscritos en el periodo escolar 2008-2008.

Descarga la aplicación

en google play en google play