Escúchenos en línea

Un niño de siete años, embajador de su madre para evitar la deportación

Agencia AP. Desde Chicago, Illinois. | 12 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El hijo de siete años de una activista de inmigración que se refugió en una iglesia para evitar su deportación viajó el domingo a México para buscar el apoyo de legisladores nacionales. Saúl Arellano, que es ciudadano estadounidense, planeaba reunirse el martes con diputados y senadores de México, con el fin de obtener una resolución que apoye la permanencia de su madre Elvira Arellano en Estados Unidos. Elvira Arellano debía entregarse a las autoridades federales para que la deportaran a México a mediados de agosto. Pero en cambio se refugió en la Iglesia Unida Metodista Adalberto. "Es otra presión más", expresó Emma Lozano, directora ejecutiva del Centro Sin Fronteras, un grupo que apoya los derechos de los inmigrantes que acompañará al niño a México. "Realmente creemos que México puede usar más su influencia para respaldar a personas como Elvira", sostuvo. Lozano y Saúl se reunirán con la activista mexicana de derechos humanos Rosario Ibarra, que también integra el Senado, con la meta de lograr su apoyo. Arellano ha manifestado que su deportación implica la de su hijo, y considera que eso transgrede sus derechos. La mujer fue arrestada en 1997, después de cruzar ilegalmente la frontera, y fue deportada a México. Volvió y fue detenida nuevamente en el 2002, y fue condenada por trabajar en las tareas de limpieza del Aeropuerto Internacional O'Hare de Chicago con un número de seguridad social falso. Esa documentación es necesaria para poder laborar.

Descarga la aplicación

en google play en google play