Escúchenos en línea

Enjuician a ranchero que cazaba inmigrantes y agredió a familia latina

Por Tim Gaynor, agencia Reuters. Desde Bisbee, Arizona. | 14 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Un ranchero acusado de amenazar con un arma a una familia mexicano-estadounidense fue sometido a juicio el martes en esta ciudad en el sur del estado de Arizona, en un caso que resalta la vigilancia parapolicial en la frontera, dijeron grupos de derechos humanos. Roger Barnett está siendo procesado en la Corte Superior del Condado de Cochise, 145 kilómetros al sudeste de Tucson, por una demanda civil presentada por dos familias locales que exigen un pago de 200.000 dólares en daños por un incidente ocurrido durante una jornada de cacería hace dos años. Ronald y Renee Morales aseguran que su familia fue asaltada, golpeada y aprisionada bajo cargos falsos por Barnett durante un viaje de cacería de venados realizado el 30 de octubre del 2004. Todos son ciudadanos estadounidenses de origen mexicano-estadounidense. En los documentos presentados a la corte, la familia indicó que Barnett cargó un rifle de asalto y apuntó al grupo, los arengó y abusó de ellos, así como de dos hijas y de la hija de otra familia que también fue nombrada en la demanda. Barnett, quien administra una compañía de camiones de remolque en un área accidentada del sureste de Arizona, rechaza las acusaciones y argumenta que la familia había ingresado a sus tierras. Aunque se han reportado numerosos incidentes de violencia por parte de quienes vigilan en forma independiente la frontera sur de Estados Unidos en años recientes, incluido el acoso contra votantes latinos por supuestos paramilitares en Tucson en las elecciones del 7 de noviembre, activistas de derechos humanos sostienen que el caso de Barnett es inquietante porque los Morales son latinos estadounidenses. "Esta demanda demuestra que la violencia por parte de los vigilantes (independientes) de la frontera no se limita a los hombres, mujeres y niños inmigrantes que cruzan la frontera de Arizona," dijo Jennifer Allen, directora de la Red de Acción en la Frontera. "En este caso, muchachas mexicano-estadounidenses, sus padres y abuelos, tuvieron miedo de ser baleados y asesinados por un hombre que alardea sobre haber arrestado a más de 10.000 inmigrantes," agregó. Barnett enfrenta otra demanda por violencia en contra de inmigrantes ilegales que todavía no ha entrado a juicio. El acusado asegura que ha detenido a más de 10.000 personas que cruzaron la frontera ilegalmente desde México el año pasado, y que los entregó a la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play