Escúchenos en línea

Casi nada gasta en salud de indocumentados el gobierno EEUU

Agencia EFE. Desde Washington. | 14 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Estados Unidos gasta una pequeña porción de fondos públicos en el cuidado de la salud de los inmigrantes indocumentados, según un informe publicado este martes por la revista estadounidense "Health Affairs". En términos generales, los inmigrantes en EEUU usan relativamente pocos servicios, en primer lugar porque también, en general, gozan de mejor salud que sus pares estadounidenses, de acuerdo con el estudio elaborado por RAND, una corporación sin fines de lucro. El análisis calcula que en EEUU se gasta anualmente unos 1.000 millones de dólares en fondos de los gobiernos federal, estatales y locales en la asistencia de la salud para inmigrantes indocumentados con edades entre 18 y 64 años. Esto representa un gasto de 11 dólares en impuestos de cada hogar estadounidense. Por el contrario, los gobiernos gastaron 88.000 millones de dólares en el cuidado de la salud de adultos no ancianos en 2000. "Nuestras conclusiones muestran que se gasta, relativamente, un pequeño monto del dinero de impuestos en los servicios de salud proporcionados a los inmigrantes indocumentados", señaló James Smith, director de Estudios de Mercado Laboral y Demografía de RAND. "Los costos serán mucho más altos para la educación de los hijos de los inmigrantes indocumentados de modo que el debate debería centrarse en esto y no en los costos relativamente pequeños del cuidado de la salud", añadió Smith, uno de los autores del informe. Los cálculos de gasto público en el cuidado de la salud de los inmigrantes indocumentados están incluidos en un estudio de RAND que examinó las pautas de uso de servicios médicos por parte de las personas nacidas en EEUU o nacidas en otros países. Los investigadores hallaron que los inmigrantes adultos, no ancianos -tanto documentados como indocumentados- efectúan menos visitas a los médicos y hospitales que los adultos, no ancianos, estadounidenses. En el condado de Los Angeles, que RAND tomó como centro de su estudio, aunque los nacidos en el exterior conforman el 45 por ciento de la población, tuvieron solo el 33 por ciento del gasto en servicios médicos de la región en 2000. Un gran número de los extranjeros que viven en el condado de Los Angeles casi no ha tenido contacto con el sistema formal de cuidado de la salud. El 25 por ciento de estos extranjeros jamás ha tenido un examen médico, y uno de cada nueve nunca ha visitado a un médico. Solo el 85 por ciento de los inmigrantes indocumentados había visitado a un médico en el año anterior, y solo el 11 por ciento había estado hospitalizado en los dos años anteriores. Entre los inmigrantes indocumentados de sexo masculino, solo el 2 por ciento había tenido hospitalizaciones en el año anterior, y la mitad de ellos no había consultado con un médico en ese período. El estudio determinó que una de cada cinco mujeres indocumentadas jamás había tenido un examen médico, esto es cuatro veces la tasa que ocurre entre las mujeres nacidas en EEUU. El 7 por ciento de las indocumentadas nunca había consultado con un médico, comparado con el 1 por ciento de las mujeres nacidas en EEUU. "El menor uso de servicios médicos por parte de los inmigrantes refleja en parte sus tasas más bajas de cobertura con seguros médicos", dijo Dana Goldman, directora de economía y salud de RAND y una de las autoras de este estudio. "Pero el factor más importante parece ser el hecho de que los inmigrantes en general son más sanos que la población nacida en el país", agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play