Escúchenos en línea

Restaurantero prueba por qué es un racista

Agencia AP. Desde Hazleton, Pennsylvania. | 14 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El dueño de un restaurante de Filadelfia que se niega a atender clientes que no pidan en inglés donó 10.000 dólares a la alcaldía de Hazleton para ayudarle a defenderse legalmente y proseguir su campaña contra los inmigrantes indocumentados. "Lo apoyo al 100 por ciento", escribió Joey Vento, dueño del restaurante Geno Steaks, en una carta manuscrita dirigida al alcalde de Hazleton, Louis Barletta. El alcalde dijo que la contribución de Vento elevó el llamado fondo para la defensa de los derechos de la ciudad a 45.000 dólares, un monto que todavía sigue corto para pagar los honorarios de los abogados. En julio, la asamblea de la ciudad aprobó una ordenanza en la que anunció que castigaría a aquellas compañías y arrendatarios que hagan negocios con inmigrantes indocumentados. La ley quedó congelada temporalmente por un juez federal. Grupos latinos y la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles entablaron una demanda que impugnó la ordenanza, sosteniendo que sólo el gobierno federal puede regular la inmigración. Vento ha hablado a favor de la ordenanza en anuncios difundidos por la radio de Filadelfia. Barletta y sus partidarios crearon una página en internet, http://www.smalltowndefenders.com, donde los ciudadanos pueden hacer donaciones para un fondo para patrocinar la defensa legal de la ordenanza. Vento ganó fama en el verano luego de colocar letreros en su restaurante que decían "This Is AMERICA: WHEN ORDERING 'SPEAK ENGLISH'" (Esto es ESTADOS UNIDOS: AL PEDIR 'HABLE INGLÉS'). El restaurante de comida rápida Geno Steaks es famoso localmente por sus "cheesesteaks", una mezcla de cebollas y bistec fritos con queso fundido. Barletta se reunió con el llamado "rey de los cheesesteakes" durante el verano debido a sus compartidos puntos de vista contra los inmigrantes sin papeles.

Descarga la aplicación

en google play en google play