Escúchenos en línea

Pese a la campaña racista, los indocumentados sí logran hipotecas

Agencia AP. Desde Menphis, Tenneesse | 16 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Las compañías de bienes raíces e hipotecas dicen que pese al ambiente antiinmigrante que se vivió en la reciente campaña electoral en Estados Unidos, ellos continuaron haciendo buenos negocios con los inmigrantes indocumentados en el país. Los ejecutivos de estos ramos comerciales afirmaron que ofrecerles préstamos a los indocumentados para que compren una casa o un apartamento es una apuesta segura, porque los inmigrantes normalmente tienen ingresos constantes y porque las autoridades federales no están haciendo mucho para repatriarlos. Hace aproximadamente 18 meses, el Banco Bartlett empezó un programa de hipotecas para personas sin números de Seguridad Social. Aunque algunas personas sin esos números residen legalmente en el país, muchos no lo están. "Estamos haciendo esto porque pensamos que es correcto", dijo Bob Byrd, presidente y director del Banco Bartlett. "Estamos haciéndolo porque es legal, y lo estamos haciendo porque es redituable", agregó. Se estima que hay unos 12 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos y que entre 100,000 y 150,000 residen en Tenesí, según el grupo de investigación independiente Pew Hispanic Center, una subdivisión del Pew Research Center. En Nueva York la población total es de 7`956.113 habitantes según un estudio de la oficina del Censo denominado "La comunidad americana". De esta cifra 3`028.658 personas son inmigrantes hispanos, lo que convierte a esta comunidad como la segunda más numerosa y la primera minoría del estado. En ella predominan puertorriqueños, dominicanos, mexicanos, ecuatorianos, colombianos y salvadoreños, la mayoría con estatus migratorio incierto. Las ventas de vivienda a los inmigrantes indocumentados podrían tener un valor de unos 60,000 millones de dólares, de acuerdo con la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos en Bienes Raíces. Este estimado puede aumentar en este año y el venidero debido a la baja en los precios de las viviendas, una tendencia que se acentuó en 2005 y no tiene probabilidades de recuperación según los pronósticos de los agentes de bienes raíces. A esto se suma las facilidades para los créditos de las minorías en algunos estados de la Unión Americana como Nueva Jersey que ha sido el mercado de mayor aceleración en el 2006 y en el que las ventas han alcanzado cifras record.

Descarga la aplicación

en google play en google play