Escúchenos en línea

Fallo favorece a indocumentados: no a juicio en grupos

Tucson. laopinion.com | 5 de Diciembre de 2009 a las 00:00
El viernes, un día después de una decisión del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito -que debía cambiar la forma en que se procesa a los acusados de entrada ilegal al país en la corte federal de Tucson-, poca era la diferencia con el día anterior, señaló Heather Williams, defensora pública principal de ese distrito. De nuevo, como cada día, 70 indocumentados estaban juntos en la sala del tribunal penal de Tucson, donde el magistrado informó a todos sobre sus derechos y luego les preguntó, en grupos de 10 en 10, si lo habían entendido. El taquígrafo de la corte registró un "Sí" generalizado. Luego, el juez llamó a cada uno y les pidió que dijeran si se declaraban culpables. "Por el momento, no es mucho lo que ha cambiado", dijo Williams desde Tucson, en una entrevista telefónica. "Pasó apenas un día, veremos cuál es el efecto de la decisión del tribunal". La abogada defensora se refería a un fallo de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco, con jurisdicción sobre los sistemas federales de 11 estados de la nación, que declaró ilegales las audiencias "masivas" en las cortes penales que se realizan desde hace dos años en Tucson. En esas audiencias, entre 50 y 100 inmigrantes arrestados en la zona son procesados, no en los tribunales de inmigración para ser deportados, sino en los tribunales penales donde son acusados de delitos que van desde la entrada ilegal hasta el robo de identidad y fraude de documentos. Es parte de la Operación Streamline, iniciada en 2005 por la Administración Bush, y continuada, hasta ahora, por la de Obama. "Streamline" se está aplicando principalmente en zonas fronterizas en Arizona y Texas, con cero tolerancia para los que cruzan la frontera y cargos criminales para todos, aun los que cruzan por primera vez. Sólo en Tucson, donde los Defensores Públicos llevaron la apelación al caso de varios procesados en estas audiencias "en masa", se procesa a unas 25,000 personas cada año. El miércoles, un fallo del Noveno Circuito dijo que el tribunal entendía la lógica de hacer audiencias masivas "para acomodar la enorme cantidad de casos por entrada ilegal que maneja el distrito de Tucson". Pero este sistema, continuó el fallo del Circuito, escrito por el juez John T. Noonan, "es contrario a la Regla 11". "No podemos eliminar las reglas sin sentar un precedente subversivo", dijo el fallo. En otras palabras, el tribunal de Tucson, y en consecuencia otros tribunales del país que hacen algo similar, deben buscar otra forma de procesar la enorme cantidad de inmigrantes que inundan los tribunales penales desde que el gobierno decidió que todo indocumentado es un criminal. La profesora Holly S. Cooper, abogada de la Clínica de Ley de Inmigración de la Universidad de California, Davis, dijo que durante sus años recientes de práctica en Florence, Arizona, vio muchas veces este tipo de audiencia masiva, que aunque tiene un par de años en Tucson, lleva más tiempo en otras jurisdicciones. "Por muchos años, los indocumentados arrestados entrando eran devueltos o simplemente procesados por tribunales de inmigración", dijo Cooper. "Pero desde hace varios años la consigna es aplicarles la ley penal. La mayoría de ellos son acusados de entrada ilegal o de entrada después de ser deportados". La abogada indicó que en el momento de la audiencia, la presencia de tantos acusados hace difícil que se puedan cumplir los requisitos constitucionales y que el juez determine si cada acusado entendió la información que se lee sobre sus derechos. "En estas audiencias uno tiene que asegurarse de que las personas contestan entendiendo los derechos que tienen, los que están cediendo y, sobre todo, voluntariamente", dijo Cooper. "Al declararse culpable están cediendo su derecho a un juicio, a testigos, a ser representados por un defensor en forma gratuita". Williams indicó que la consecuencia de este proceso es grave, ya que no sólo se enfrentan cargos criminales sino la deportación y hasta la exclusión del país por muchos años. "Cuando estás en un grupo, es muy difícil determinar lo que están entendiendo. Muchas de estas personas son inmigrantes con poca educación, al menos no conocen nuestro sistema de justicia. Y la enorme cantidad que pasa por el tribunal en tan poco tiempo nos deja apenas entre 20 y 30 minutos a los defensores para entrevistarlos antes de la audiencia". "Estamos hablando de gente que nos la traen apenas 24 horas después que cruzaron la frontera, que han caminado por el desierto quién sabe por cuántos días, que han pasado por frío o calor extremo, depende de la época, que posiblemente estén deshidratados, o enfermos, no sabemos qué han comido o si han recibido medicinas para su enfermedad. Hoy mismo, uno de ellos se desmayó en el tribunal". La fiscalía de Tucson, al enterarse del fallo del Noveno Circuito, emitió un comunicado indicando que "habrá que hacer cambios a los procedimientos, pero esto no afectará nuestra capacidad de procesar a quienes violan las leyes de Estados Unidos". Esto será más fácil decirlo que hacerlo, señalaron las dos abogadas. Operation Streamline está sobrecargando los tribunales criminales en la frontera y del país hasta tal punto, que el pasado mes de abril los casos de inmigración fueron la mayoría de nuevos casos criminales en todo el país y fueron más que los delitos de cuello blanco, derechos civiles, medio ambiente, drogas y otros casos combinados. Cinco de los 94 distritos federales, el Sur de California, Nuevo México, Arizona, West Texas y South Texas, tienen en sus manos el 75% de todos los casos criminales en las cortes del país por esta razón. Un reporte de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el National Immigration Forum indicó que el énfasis en la criminalización de indocumentados hizo que las cortes manejen cada vez menos casos criminales de otro tipo y cada vez más casos de inmigración. Por ejemplo, los casos de drogas bajaron en un 20% entre 2003 y 2008; casos de armas descendieron en 19% y casos de cuello blanco en un 18%, mientras que los de inmigración aumentaron vertiginosamente, de 16,310 en 2001, a poco menos de 40,000 en 2007 y casi 80,000 en 2008.

Descarga la aplicación

en google play en google play