Quienes Somos Trayectoria Programación Escribenos

Escuche la radio en línea



De cocinera a propietaria, ejemplo de superación de inmigrantes

Miami. elnuevoherald.com | 24 diciembre de 2009

Comentar    
La historia de Glenys García, una empresaria venezolana de 58 años que reside en Weston, es un clásico sobre la capacidad de superación de los inmigrantes: una cocinera que en 10 años se convirtió en accionista y luego propietaria del restaurante donde comenzó a trabajar. Originaria de la ciudad de Maracaibo, en el estado occidental de Zulia, García llegó a Estados Unidos en 1996, en busca de mejores horizontes económicos, agobiada por los efectos de la crisis económica que entonces atravesaba Venezuela. Atrás dejaba un taller de reparación de autos cuyos frutos "se estaban volviendo nada'', recordó. "Estaba decepcionada de Venezuela y decidí lanzarme a una nueva aventura'', indicó. ‘‘Todavía Chávez no había aparecido en la política venezolana''. Un primer intento de abrir una panadería en Miami "no se dio'', pero significó para García su primera valiosa lección: no tener miedo a emprender retos mayores. En marzo de 1999, conoció a través de amistades comunes al matrimonio del cubano Alberto Cuevas y la venezolana Wanda, quienes la invitan a trabajar como chef de cocina en el restaurante Arepa Magnet, que acababan de inaugurar en Weston. La presencia de García en el restaurante, el primero de comida latina que se abría en esta zona del oeste del Condado Broward, dio un giro notable al negocio. "Comenzó a duplicarse en un mes la cantidad de comida vendida, y en ocho meses producíamos cuatro veces más'', dijo. Cuando a fines de 1999 solicitó su primer aumento de salario debido al éxito del restaurante, se llevó una inesperada sorpresa: le ofrecieron hacerse cargo de la administración. "Puse controles en los inventarios y en las compras, y de la noche a la mañana los ingresos aumentaron un 150 por ciento gracias a la eficiencia administrativa, dijo. Al siguiente año pasó a convertirse en accionista minoritario, con el 15 por ciento de las acciones. El menú original venezolano, que incluía pabellón criollo, arepas, tequeños y desayunos típicos, se amplió para incluir comidas de tipo dietético, lo cual atrajo más clientes. Poco tiempo después, los residentes colombianos de la zona comenzaron a pedir que se incluyeran platos de este país. "Añadir el menú colombiano fue un gran éxito y no tuvimos ninguna competencia latina en todo Weston por tres años'', destacó. En el 2001, el restaurante fue vendido al empresario venezolano Gerardo Olivo, bajo la condición de que la administración continuara bajo la responsabilidad de García. El siguiente paso fue tratar de cautivar al cliente estadounidense. "Comenzamos a dar de probar productos como tequeños y empanadas en degustaciones que organizábamos en los desayunos del Americas Community Center, de Weston'', observó. Los "gringos'' desarrollaron un gusto desmedido por los tequeños, aseguró García. ‘‘Son fanáticos, se los llevan por cajas''. La demanda de tequeños llevó a García a organizar su primer proyecto de crecimiento más allá del propio restaurante: una fábrica que está a punto de convertirse en una franquicia nacional, bajo el nombre de Araguaney Enterprise. (Araguaney es el árbol nacional de Venezuela). "Vendemos ahora miles de tequeños al mes, y tenemos pedidos de otras ciudades de EEUU''. En el 2004, el dueño mayoritario del restaurante le propuso a García un plan de financiamiento para venderle el resto del paquete accionario. La propuesta fue aceptada. "Al principio sientes miedo por la responsabilidad que te viene encima, pero Dios te va preparando para asumir mayores retos'', dijo. Bedolla destacó la ventaja de ofrecer "productos de primera calidad, tanto venezolanos como colombianos'', incluyendo el pan de bono, y las arepas y empanadas propias de Colombia. "Glenys es una campeona, es la pionera de la comida latina en Weston'', afirmó Eli Melchor, presidente de la Cámara de Comercio de Weston. "Se ha dedicado a consentir con su restaurante a toda la comunidad latina de esta ciudad''. Una nueva etapa en su desarrollo como empresaria comenzó la semana pasada, con la inauguración del nuevo local del restaurante, cerca de la vieja sede. La nueva instalación contará también con un minimercado, y una panadería-pastelería. Otra novedad consistirá en un menú ampliado con platos de México, Ecuador, Chile, Perú, Honduras, para complementar la oferta culinaria venezolana y colombiana; y una selección de comidas de tradición judía, un creciente segmento de la población en el área. Los tequeños fabricados por García se distribuyen por miles en locales como Restaurant Depot, y hay planes para venderlos a través de varias cadenas de supermercados en Doral, Coral Spring, Miami Beach, North Miami Beach y Weston. Un proyecto de abrir una franquicia para fabricar y vender tequeños está siendo adelantado por Arnold Orozco, socio y yerno de García. "El primero que tiene que trabajar duro es el dueño, tratando de hacer rendir al máximo el dinero, y dando productos y servicio de gran calidad al cliente'', dijo. "Si haces eso, vas a tener éxito''.


Comentar     Arriba

PROGRAMAS EN AUDIO

Síguenos en

Facebook

Twitter

Blogs

Un país, dos modelos de educación

Publicado el 30 octubre de 2014

Por las mejoras del diseño curricular

Publicado el 30 octubre de 2014

La profesión docente y la Autonomía Escolar

Publicado el 23 octubre de 2014

Pensamiento Crítico

El bloqueo o la crueldad sin límites

La Asamblea General de las Naciones Unidas considera hoy por vigésima tercera ocasión este tema tan ...

Elecciones EEUU: más de lo mismo

En las elecciones intermedias de Estados Unidos, el pueblo más espiado y encarcelado del mundo, que ...

Dilma: victoria y nuevas batallas

Escribo con regocijo por la paliza número 23 propinada a Estados Unidos en la ONU con la condena ...