Escúchenos en línea

Aumenta la obesidad entre los latinos

Por Saundra Amrhein, St. Petersburg Times. Desde Plain City, Florida. | 28 de Noviembre de 2006 a las 00:00
Los latinos asimilados al modo de vivir estadounidense, al adoptar los hábitos de nutrición de la población estadounidense, aumentan de peso. Cuando Susana Sierra era niña era saludable. Sus músculos le dolían por recoger tomates; su mamá cocinaba los platos típicos mexicanos de arroz, frijoles y pollo. Su padre traía cartuchos llenos de frutas, y ella jugaba corriendo por todos los patios. Este martes en día, ella trabaja en una oficina; sus hijos ven televisión después de hacer la tarea, y comen bocadillos. Ella cocina, pero con frecuencia compra comida hecha y pizza. Igual que una familia estadounidense. Los expertos en nutrición dicen que los inmigrantes latinos y sus hijos están adoptando el estilo de vida estadounidense con alimentación nociva a pasos agigantados. Estudios hechos muestran que los inmigrantes latinos llegan a este país más saludables que la población estadounidense, aun cuando dejan por detrás condiciones de vida parecidas a las del Tercer Mundo. Una vez en los Estados Unidos el estado de su salud se deteriora según se asimilan al resto de la población, y adoptan dietas llenas de grasa y estilos de vida sin frutas ni vegetales ni ejercicios. Ahora, su índice de obesidad es más alto que el de la población en general. Dada la epidemia de obesidad nacional, cada vez más extensa y peligrosa, más el aumento en la población latina –la mitad del crecimiento en el país- los médicos y funcionarios de salud están tratando de informarles sobre los peligros de la obesidad. En octubre pasado, los Institutos Nacionales de Salud anunciaron el financiamiento del estudio más extenso sobre la salud y enfermedades en las poblaciones latinoamericanas en los Estados Unidos. El estudio, que durará seis años a un costo de $61 millones, hará una computación sobre enfermedades cardíacas, apoplejía y diabetes, estudiando los factores que las producen, incluyendo la dieta y la obesidad. La obesidad no es solamente un problema estadounidense. Existe junto con el hambre y la mala nutrición en lugares como India y México, un producto de la industrialización y malos hábitos de nutrición del mundo Occidental. Cuando muchos latinos llegan aquí, comienzan en el primer escalón de la escalera económica. En las familias de inmigrantes, la madre y el padre trabajan largas horas fuera del hogar. La comida cocinada en el hogar es reemplazada por comidas ya cocinadas compradas en las tiendas, que están llenas de sodio y carbohidratos simples, los cuales se convierten en azúcar, dicen los médicos. Roberto Salazar, administrador de los servicios de alimentos y nutrición en el Departamento de Agricultura del gobierno federal, presentó la nueva pirámide de alimentos en español el año pasado. El dice que es "imperativo" llegar a los latinos para informarles sobre nutrición. Salazar, el cual creció en Nuevo México en una familia latina, conoce el problema de primera mano. Cuando él estaba en la Universidad comenzó a comer comida frita de los restaurantes de comida rápida. Llegó a pesar 210 libras, de 98 que era. Su propio padre murió de 67 años de enfermedad cardíaca, producida por la obesidad. "Yo tuve que cambiar mi vida controlando mi dieta y mi estilo de vida", dijo Salazar. Este año, el Cuerpo Legislativo aprobó $2 millones para la prevención de la obesidad entre los latinos.

Descarga la aplicación

en google play en google play