Escúchenos en línea

Demócratas incluyen inmigración en agenda del Senado

Nedra Pickler, agencia AP. Desde Washington. | 28 de Noviembre de 2006 a las 00:00
El líder electo del bloque mayoritario del Senado, Harry Reid, dijo el martes que acabará con el "Congreso inoperante" contra el cual hicieron campaña los demócratas y que obligará a los senadores a trabajar largas horas, tratando entre otros temas la reforma migratoria. Reid mencionó las reformas de las normas de conducta ética en el Congreso, un aumento en el salario mínimo y un incremento en los fondos para investigación de células troncales entre los temas de mayor urgencia para el Congreso dominado por los demócratas que se instalará en enero. En cuanto a las reformas a las leyes de inmigración, expresó que "es un asunto que no va a desaparecer". "Considero, como todos los demócratas, que necesitamos una reforma migratoria amplia, que allane el camino a la legalización (de los indocumentados) e incluya sanciones severas a quienes den trabajo (a los indocumentados)", manifestó Reid. Agregó que más tarde se reuniría con el senador Edward Kennedy y otras figuras del Congreso para hablar sobre el tema. Reid se apegó a la línea partidaria, que dice que las reformas migratorias son un tema que no se resolverá de inmediato y que requieren un estudio profundo. Indicó que, antes de abocarse a las cuestiones de fondo, hay que arreglar el "caos financiero" que dejan los republicanos. Aludía a nueve proyectos de ley con los presupuestos de 13 departamentos (ministerios) del gabinete que todavía están pendientes, correspondientes al año fiscal que comenzó el 1ro de octubre. "Da la impresión de que (los republicanos) se están yendo de la ciudad. Vamos a tener que encontrar la forma de costear los gastos del gobierno en el próximo año", agregó. Reid dijo que confía en que el presidente George W. Bush esté dispuesto a trabajar con los demócratas en el Congreso, pero acotó que los primeros indicios no han sido alentadores y que nadie de la Casa Blanca se ha comunicado con él desde el 10 de noviembre, en que se reunió con el mandatario tras el triunfo demócrata en las elecciones de mitad de término. Bush usó el único veto emitido en su presidencia para anular un proyecto que hubiera suministrado fondos del gobierno para la investigación de las células troncales. Reid expresó que el Senado no tiene "ni por asomo" los dos tercios de los votos necesarios para anular un veto presidencial, pero que esperaba que algunos republicanos cambiasen de posición tras perder las elecciones. El legislador afirmó que "lo primero que haremos" será reducir la práctica de adosar en forma anónima cláusulas a proyectos de ley que generalmente ayudan a compañías o proyectos específicos del distrito de un legislador. Acotó que espera subir el salario mínimo de 5,15 dólares la hora a 7,25.

Descarga la aplicación

en google play en google play