Escúchenos en línea

Ningún cargo contra policías por muerte de niña en Los Angeles

Agencia AP. Desde Los Ángeles, California. | 28 de Noviembre de 2006 a las 00:00
La fiscalía de Los Angeles informó el martes que no presentará cargos contra los 11 policías involucrados en un tiroteo donde murió una pequeña niña latina hace 16 meses, cuando los agentes sostuvieron un tiroteo con el padre de la menor, un salvadoreño. La niña, Suzie Peña, de 19 meses de edad, recibió dos disparos mientras estaba en los brazos de su padre en julio del 2005, luego de que la policía acudió al lugar en respuesta a una llamada telefónica por una disputa doméstica. La menor y su padre murieron. El fiscal Steve Cooley dijo en un memorándum difundido el martes que José Raúl Peña utilizó a la niña como escudo humano. Con base en una revisión del sitio e informes recolectados por el departamento de policía, los fiscales concluyeron que los agentes de un equipo especial dispararon porque sólo trataron de defenderse cuando el hombre abrió fuego contra ellos, provocando la muerte accidental de la niña, agregó Cooley. El padre se enfrentó a disparos con los agentes que lo cercaron durante varias horas antes de ser abatido a balazos. Las autoridades dijeron que en su cadáver detectaron la presencia de drogas ilegales, así como rastros de cocaína en el cuerpo de la niña. La muerte de la niña causó dudas sobre las tácticas policiales, por lo que se realizaron varias investigaciones independientes entre sí: una averiguación interna de la policía, otra del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y una más de la fiscalía. Los investigadores de la fiscalía concluyeron que los agentes especiales tenían razones para disparar contra Peña después de que él les disparó. Uno de los policías fue herido de bala por Peña. La junta directiva del Departamento de Policía de Los Angeles, la llamada Comisión de Policía, tiene programado pronunciarse el martes sobre si los agentes violaron el reglamento del propio departamento. El jefe de la Policía, William Bratton, dijo el lunes que una exhaustiva investigación interna sobre el caso fue incapaz de identificar al agente que hizo el disparo que causó la muerte de la niña. La investigación, que duró 15 meses, buscó aclarar si los agentes actuaron con exceso de fuerza o cometieron alguna otra irregularidad. La niña recibió el disparo fatal en la cabeza, pero la bala no se alojó allí, por lo que los investigadores no pudieron determinar qué fragmento del proyectil la mató, informó el diario Los Angeles Times en su sitio de internet la tarde del lunes. Bratton le dijo el periódico que la investigación fue una de las más complejas en la historia del departamento, pues recurrió a expertos en armas fuera del departamento para analizar 250 balas disparadas y casquillos. Agregó que para la investigación se realizaron más de 80 entrevistas con testigos y se completaron 36 pruebas de ADN. El funcionario le dijo a Los Angeles Times que el problema reside en que no hay pruebas definitivas que permitan determinar quién hizo el disparo fatal. "La investigación subsecuente no ha podido hacer una determinación más definitiva. Eso es infortunado". Bratton rechazó revelar al periódico cual fue su recomendación a la junta directiva del departamento. Dijo que sin importar el pronunciamiento que haga la comisión, el padre de la niña fue el responsable de su muerte, porque la usó como escudo mientras le disparaba a los agentes. Un abogado que representa a la madre de la niña entabló una querella contra la municipalidad como un paso previo para presentar una demanda.

Descarga la aplicación

en google play en google play