Escúchenos en línea

Heladas en Florida amenazan trabajo de campesinos latinos

Orlando. EFE. | 15 de Enero de 2010 a las 00:00
Aunque aún se calculan los daños causados por la ola de frío que azotó recientemente Florida, sus efectos ya se sienten en miles de familias campesinas latinas que enfrentan meses cruciales sin trabajo. Los productores estiman que las temperaturas bajo cero centígrados que apenas empezaron a elevarse este viernes después de dos semanas consecutivas pudieron haber causado daños a casi la mitad de la cosecha, mayormente cítricos, lo que perjudica la mano de obra que normalmente llega a recoger la cosecha de invierno. "Aún estamos calculando los daños, pero estimo que las pérdidas pudieran ser de un 30 y hasta de un 50 por ciento, dependiendo del área", dijo a Efe John Arnold, propietario de "Showcase of Citrus", que opera más de mil hectáreas de cítricos en Clermont, en el condado Lake, y empleador de cientos de campesinos hispanos. "A más frío más azúcar y menos ácidos en la naranjas, y por tanto más daños", explicó Arnold, quien indicó que las esperanzas están centradas en los frutos aún en flor y que estarán listos para la recolección de primavera. "Pensamos que en abril, la próxima cosecha será mejor", dijo. Aunque estas expectativas están ensombrecidas no sólo por el frío que ha azucarado los cítricos de Florida, utilizados mayormente en la elaboración de jugos, sino también por las proyecciones de esa industria, que ya esperaba sufrir una disminución del 14,5 por ciento durante este año, según el calculo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, divulgado en octubre pasado. "Pese a esa disminución, creemos que la industria de Florida se mantiene fuerte", explicó entonces en un comunicado Ken Keck, director ejecutivo del Departamento de Cítricos de Florida, una dependencia gubernamental que rige este renglón agrícola en el estado. De acuerdo con Keck, pese a que los cambios climáticos que ha experimentado Florida han causado cosechas lentas, con frutos pequeños, todavía "existen 74,1 millones de plantas de cítricos en la producción comercial y esa industria continúa contribuyendo con cerca de 9.000 millones de dólares a la economía del estado". Cada año, los campesinos latinos trabajan en la recolección y empaque de más de 136 millones de cajas de naranjas, 19 millones de toronjas y otros 6 millones de frutas especiales, en Florida, pero esta temporada, las heladas también han congelado sus planes de trabajo. "Muchos de los campesinos no tendrán trabajo y de hecho miles ya están sin nada que hacer", dijo a Efe Tirso Moreno, coordinador de la Asociación Campesina de Florida. "Los campesinos llegan con lo poco que tienen y el poco dinero que consiguen en la recolección en otros estado lo utilizan para sostenerse y costeare el viaje hacia Florida, por lo que al llegar sólo cuentan con los salarios que recibirán de la pizca (recolección) y si no hay cosecha, no hay trabajo ni dinero para mantener a sus familias", recalcó. De acuerdo con Moreno, entre 40.000 y 50.000 familias e individuos están siendo afectados por las heladas. "Estas familias llegan sin nada, con la expectativa de encontrar trabajo en los normalmente abundantes campos agrícolas de Florida para encontrarse asimismo sin dinero, sin recursos, exhaustos por el viaje, pero con el prospecto de tener un cheque de pago, pero con las heladas todo eso se ha vuelto gris en el ahora no tan soleado estado de Florida", afirmó. Añadió que los campesinos esperan que el gobernador Charlie Crist declare un estado de emergencia en la agricultura para intentar conseguir ayuda por medio de la Ley de Fincas, Nutrición y Bioenergía del 2007 también conocida como "Farm Bill" y que contiene provisiones para ayudar a la industria agrícola en casos de desastres. "Es hasta ahora la única esperanza de miles de trabajadores", sostuvo. El líder campesino señaló que su asociación procurará conseguir fondos y distribuirlos entre sus miembros directamente y así asegurar que incluso los campesinos indocumentados puedan recibir un alivio en los tiempos duros que les espera debido al frío que les congeló sus trabajos en Florida. "Estos son meses cruciales que nos esperan, pero no estamos rendidos. Los rancheros reciben ayuda y son elegibles para seguros de producto, y los consumidores continuarán encontrado sus frutos en los mercados, pero los hombres y mujeres que cultivan esos frutos no los comerán y sus hijos pasarán hambre por falta de trabajo en los campos", dijo Moreno. "Son tiempos muy difíciles par a nosotros, al menos hasta que empiece la cosecha de primavera, en abril", finalizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play