Escúchenos en línea

Estudio pide protección a niños de padres indocumentados

El ComercioNewspaper. | 6 de Febrero de 2010 a las 00:00
En Estados Unidos hay 5.5 millones de niños con padres indocumentados y tres cuartas partes de esos niños son ciudadanos estadounidenses. Se calcula que en los pasados diez años Estados Unidos ha deportado a 100,000 padres de niños que son ciudadanos estadounidenses, según un reporte del Instituto Urbano (IU). El informe “Enfrentando nuestro Futuro: los niños y las secuelas de la aplicación de leyes migratorias”, da seguimiento a otros análisis conducidos por el IU sobre el efecto de las redadas migratorias sobre los niños de los inmigrantes detenidos y deportados. Esta vez se analizaron las circunstancias experimentadas por 190 niños en 85 familias a raíz de redadas conducidas por la Oficina de Inmigración y Controles Aduanales (ICE) en seis diferentes puntos del país entre diciembre de 2006 y mayo del 2008. Según el estudio, los niños sufrieron el trauma de la separación familiar con todas las secuelas sicológicas que eso supone, ya sea desórdenes alimenticios, insomnio, retraimiento, agresividad, problemas escolares. Al mismo tiempo, la pérdida de uno o de ambos padres ha supuesto carencias económicas en los hogares con sus secuelas de inestabilidad. “La nación construye su propio futuro invirtiendo en el futuro de los niños, gastando miles de millones de dólares anualmente en educación, cuidados médicos, previniendo el abuso infantil, y proveyendo la ayuda para suplir necesidades de vivienda o de alimentación. Sin embargo, contrario a otros niños en este país, los niños de indocumentados viven con el temor de que sus padres serán arrestados, detenidos o deportados”, dice el estudio. “Más de la mitad de los niños en nuestro estudio lloraban con mayor frecuencia o tenían miedo, más de una tercera parte se mostraron ansiosos, retraídos, enojados, en extremo dependientes, o agresivos. Una mayoría de estos niños experimentó cuatro o más de estos cambios de conducta”, dice el estudio. Aunque con el tiempo los efectos se fueron subsanando, todavía estaban presentes seis meses después de las redadas. El análisis señala que obviamente no pueden determinarse todavía las secuelas que todos estos cambios puedan tener en estos niños a largo plazo. Asimismo, algunas de las familias afectadas optaron por llevarse a los niños estadounidenses a los países de origen de los padres deportados.

Descarga la aplicación

en google play en google play