Escúchenos en línea

Suspenden deportación de esposa de senador estatal de Georgia

Agencia AP. Desde Atlanta, Georgia. | 5 de Diciembre de 2006 a las 00:00
La esposa colombiana de un senador del estado de Georgia dejó de esconderse y se presentó el martes a las autoridades para enfrentar una orden de deportación, pero un juez de inmigración suspendió el mandato y se esperaba que ella fuera puesta en libertad pronto. Sascha Herrera, de 28 años, quién decidió ocultarse después de que fue emitida la orden, llegó al edificio federal Martin Luther King poco antes de las 8 de la mañana y se reunió con el juez y los fiscales de la Agencia de Inmigración y Aduanas. El fiscal federal Terry Bird dijo que el juez suspendió la orden de deportación y acordó reabrir el caso de Herrera. Bird agregó que ella sería puesta en libertad probablemente el mismo martes en tanto queda pendiente una audiencia solicitada por el marido de Herrera, el senador estatal Curt Thompson, quien busca que ella tenga residencia permanente en Estados Unidos. La fecha de la audiencia no se ha fijado todavía. El abogado de Herrera, Charles Kuck, dijo que aunque se suspendió la orden judicial contra Herrera, ella todavía está técnicamente bajo proceso de deportación. Añadió que la audiencia podría realizarse en los próximos dos a cuatro meses. Bird dijo que la revisión que haga el juez sobre el estado de residencia de Herrera podría ponerla de nuevo en el camino para tratar de obtener la ciudadanía estadounidense. Herrera afirmó que estaba muy nerviosa cuando llegó al edificio federal. "Creo que estoy haciendo lo correcto. Espero que se limpien mi nombre y el de mi marido", añadió. Herrera se mantuvo oculta desde que agentes de Inmigración y Aduanas llegaron a su casa el 28 de noviembre con una orden para sacarla del país. Ella no se encontraba en su residencia en ese momento. La deportación fue ordenada porque Herrera nunca se presentó ante un juez migratorio para resolver una solicitud de asilo a su nombre. Kuck informó que ella no tenía conocimiento de ninguna solicitud presentada a su nombre. Kuck dijo que ella fue engañada por un hombre que manejó inicialmente sus documentos migratorios y que ella nunca recibió las notificaciones que desataron la orden de deportación. El senador Thompson, un político demócrata y abogado de profesión, ha sido uno de los principales activistas en favor de los derechos de los inmigrantes en Georgia. Según Kuck, Herrera llegó en el 2003 a Estados Unidos, donde residían sus padres, con una visa de visitante. Ella solicitó una extensión de la visa a través de un "notario", un hombre que dijo estar calificado para manejar asuntos de migración, pero no la recibió sino hasta 20 días antes de que expirara la extensión. El notario le recomendó entonces que pidiera asilo y ella firmó la solicitud, pero luego sintió desconfianza hacia el sujeto y decidió no continuar, afirmó Kuck. Posteriormente, en el 2004, ella fue aceptada en la Universidad Estatal de Kennesaw, la cual le consiguió una visa de estudiante. Entonces le dijo al notario que no quería tener más tratos con él. Conoció al senador Thompson el año pasado y se casaron en abril, cuando él solicitó que se le diera la residencia permanente. El notario, sin embargo, presentó la solicitud de asilo, dando su domicilio personal como el de Herrera. Un número telefónico a nombre del notario, identificado como Tomás Vilela, resultó ser el lunes el de una máquina de fax.

Descarga la aplicación

en google play en google play