Escúchenos en línea

Fin de juicios a ex gerentes deja libres a empleados indocumentados

Denver. EFE. | 12 de Febrero de 2010 a las 00:00
La condena del ex gerente financiero de un frigorífico en Iowa puso fin a los juicios federales en contra del personal jerárquico de ese establecimiento, lo que permite que los últimos trabajadores indocumentados que aún eran retenidos como potenciales testigos queden en libertad. La corte federal de distrito en Cedar Rapids informó que la jueza Linda Reade impuso el jueves una sentencia de 41 meses en prisión a Yomtov (Toby) Bensasson, de 56 años y ex gerente del frigorífico Agriprocessors en Postville, Iowa. Bensasson, convicto de fraude bancario, deberá reembolsar casi 30.000 dólares a las instituciones defraudadas. Bensasson se declaró culpable en agosto del 2009 de un cargo de conspirar para presentar información falsa a un banco con el fin de obtener préstamos para Agriprocessors, que hasta el 2008 empleaba a casi mil personas y era la principal fuente de trabajo en Postville, una localidad de 2.400 habitantes. Bensasson fue el último de los ex gerentes de Agriprocessors en ser condenado, como resultado de la masiva redada del 12 de mayo del 2008, cuando centenares de agentes federales arrestaron a casi 400 trabajadores indocumentados, la mayoría de ellos de Guatemala y de México. Debido a que algunos de esos trabajadores habría aparentemente recibido dinero por parte del personal jerárquico del frigorífico para obtener así nuevos documentos de inmigración, 24 de esos empleados con conocimiento directo de los ilícitos quedaron a disposición de las autoridades federales para testificar en los juicios contra los ex gerentes, mientras que el resto de los detenidos fue deportado. El pasado 19 de noviembre, la jueza Reade canceló el juicio contra Sholom Rubashkin, ex gerente general de Agriprocessors, a quien se acusaba de 72 cargos de incumplimiento de las leyes de inmigración, al haber contratado a sabiendas a indocumentados para su establecimiento. A pesar de la cancelación del juicio, 20 inmigrantes que podrían haber sido deportados o quedar en libertad siguieron detenidos, para testificar en contra de Brent Beebe, otro de los ex gerentes de Agriprocessors, acusado de conspirar para ayudar a inmigrantes clandestinos a conseguir trabajo a cambio de ganancias económicas. Ese juicio también se canceló debido a que Beebe se declaró culpable del pasado 12 de enero de ayudar a 19 indocumentados. Ocho inmigrantes quedaron entonces eximidos de su obligación de servir como testigos. Con la condena de Bensasson, todos los restantes inmigrantes indocumentados que figuraban en la lista de testigos materiales también quedaron eximidos de esa misma obligación, por lo que ya no necesitarán llevar el brazalete de supervisión electrónica. Los inmigrantes pueden ahora apelar sus casos o pedir que se acelere su deportación, como algunos lo hicieron en diciembre pasado.

Descarga la aplicación

en google play en google play