Escúchenos en línea

Se incrementa el contrabando de niños en fronteras

Por Lynn Brezosky, Agencia AP. Desde La Joya, Texas. | 6 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Funcionarios de Inmigración de Texas dicen que en esta temporada se incrementa siempre el contrabando de niños. Los trabajadores indocumentados que laboran en Estados Unidos en ocasiones arreglan para que amigos, familiares o contrabandistas profesionales introduzcan ilegalmente a sus hijos al país. Tal es el caso del pequeño Douglas Ramírez, de Guatemala. Lloraba cuando él y sus dos hermanas mayores, de 10 y 13 años, fueron recogidos por agentes fronterizos la semana pasada en una carretera al norte del Río Bravo. Allí fueron abandonados por el contrabandista que los cruzó ilegalmente la frontera de México para reunirlos con su padre en Estados Unidos en esta temporada festiva de fin de año. En algunos casos, los llamados polleros o coyotes tratan de introducir a los pequeños cruzando el Río Grande y a través de la maleza a lo largo de secciones poco resguardadas de la frontera; eso fue lo que ocurrió con los niños Ramírez. En otros casos, adultos pretenden ser los padres de los niños y tratan de traerlos ilegalmente en automóvil por los puentes fronterizos durante la temporada de mayor actividad, argumentando que visitarán familiares o realizarán compras en Estados Unidos. "Conforme se acercan los días festivos, también se incrementa el contrabando de niños", dijo David Higgerson, director del puerto de entrada de Hidalgo, Texas. Tres residentes de Houston fueron arrestados la semana pasada en el puente internacional de Hidalgo por hacerse pasar por la madre y abuelos de un niño mexicano de 2 años. El pequeño estaba aturdido al parecer por ingerir un jarabe analgésico para mantenerlo tranquilo mientras pasaban por la aduana. Unos días antes, una mujer de 24 años fue arrestada en el puente por intentar pasar como ciudadano estadounidense a un niño mexicano de 10 años que según ella era su sobrino. Hacia el final del otoño es el punto de mayor intento de contrabando de niños debido al deseo de muchas familias de estar juntos en las festividades de fin de año y porque muchos padres que cruzaron antes en el año para la temporada de construcción o cultivo ya han ahorrado dinero suficiente para establecerse y hacer venir a sus hijos. Los niños que son atrapados en los puentes son enviados a albergues en México para que sean recogidos allá por familiares. Quienes son atrapados en Estados Unidos, como Douglas y sus hermanas, normalmente son enviados a albergues en este país y, luego de mucha burocracia, muchos de ellos son entregados a sus familiares aquí, aunque los padres sean inmigrantes ilegales. Pero los riesgos son considerables, para las familias, sus hijos y los adultos que los traen ilegalmente. En algunos casos los padres indocumentados pueden ser detenidos cuando se presentan a reclamar a sus hijos y todos son deportados.

Descarga la aplicación

en google play en google play