Escúchenos en línea

España registra el menor incremento de inmigrantes en 20 años

Madrid. La Voz.com. | 18 de Febrero de 2010 a las 00:00
España registró el menor incremento anual de población inmigrante en casi 20 años como consecuencia de la grave crisis económica por la que atraviesa el país, según reveló este jueves el gobierno. El número de extranjeros aumentó un 7,1% en 2009 con respecto al año anterior. Apenas 300.000 nuevos residentes procedentes en su mayoría de América Latina, Europa y África que devuelven a España a las cifras de 1992. Actualmente, 5,6 millones de inmigrantes viven en el país ibérico, lo que supone el 12% de la población. La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, señaló que la recesión y la crisis económica explican parte de este acusado descenso, pero también advirtió de un cambio de ciclo en los flujos migratorios. "España ha superado la primera etapa de su evolución migratoria", dijo Rumí durante una conferencia pronunciada en el Club Siglo XXI de Madrid. Según la secretaria de Estado, el país ha absorbido 4 millones de inmigrantes desde 1995, pero ahora encara un nuevo período acelerado por la irrupción de la crisis y la desaceleración económica, que ha sumido a España en recesión y ha disparado su tasa de desempleo hasta el 18,8%. La tasa alcanza el 27% entre los inmigrantes. En su opinión, España transita hacia un modelo caracterizado por un volumen menor de extranjeros y la llegada de mano de obra más cualificada. "Un nuevo ciclo de la inmigración en España al que ya hemos dado inicio y en el que los accesos de trabajadores inmigrantes estarán estrechamente asociados a los cambios que experimente nuestro mercado laboral", consideró. No obstante, Rumí defendió la decisiva aportación de la población inmigrante al crecimiento experimentado por España en la última década y auguró que su trabajo seguirá siendo necesario. "El envejecimiento poblacional está reduciendo nuestro potencial de crecimiento demográfico y comprometería gravemente nuestro potencial económico si no contáramos con la llegada de personas de otros países para trabajar", explicó. "Sin duda, se producirá en proporciones más modestas a las registradas en la última década y media". Finalmente, Rumí defendió la reforma de la ley de extranjería aprobada a finales del año pasado y que generó críticas de algunos colectivos, al ampliar el plazo de internamiento de indocumentados de 40 a 60 días. El objetivo, dijo, es ofrecer garantías jurídicas a todas las personas mientras se tramita su expulsión y erradicar fenómenos como el de la trata de personas sin menoscabar derecho alguno. En su opinión, esta legislación establece un marco normativo estable, adecuado a la situación económica española, y permitirá acometer nuevos objetivos a largo plazo. Entre ellos, Rumí subrayó la importancia de las políticas de integración, sobre todo centradas entre los hijos de inmigrantes que nacidos ya en España.

Descarga la aplicación

en google play en google play