Escúchenos en línea

Indocumentado culpable de causar tres muertes en accidente

Denver. EFE. | 23 de Febrero de 2010 a las 00:00
Un jurado de Centennial (al sur de Denver) declaró culpable este martes a Francis Hernández, un guatemalteco indocumentado, a quien se llevó a juicio por causar un accidente de tráfico en el que fallecieron dos mujeres y un niño. Ese accidente llevó a modificar las leyes de Colorado para evitar que los conductores indocumentados con antecedentes policiales quedasen en libertad condicional. El jurado de seis hombres y seis mujeres encontró a Hernández culpable de 18 de los 19 cargos en su contra. El último cargo deberá ser resuelto ahora de manera conjunta por la fiscalía y la defensa. Las acusaciones incluían tres cargos de homicidio vehicular, tres más por abandonar la escena de un accidente mortal, un cargo por causar heridas con un automóvil, otro por abandonar la escena de un accidente dejando a una persona herida, otro más por conducir sin tener autorización para hacerlo, y otro por obstrucción de la justicia. Los hechos ocurrieron el 4 de septiembre del 2008, cuando Hernández, ahora de 24 años, aparentemente cruzó un semáforo en rojo a alta velocidad en una transitada intersección de Aurora, un suburbio al este de Denver. A la vez, una camioneta en la que viajaban dos mujeres, Patricia Guntharp, de 49 años, y Debbie Serecky, de 51, giró a la izquierda en una zona en la que habitualmente no se realizan esas maniobras para ingresar a una tienda de venta de helados. El vehículo de Hernández impactó contra el conducía Guntharp. La camioneta de las mujeres se desvió y chocó contra el puesto de helados, provocando la muerte de Guntharp, de Serecky y de un niño de 3 años que se encontraba en ese establecimiento. El informe del médico indicó que Guntharp tenía suficiente metanfetamina en su sangre como para ser considerada en estado de intoxicación y que también tenía sustancias controladas no identificadas en su organismo. Serecky también tenía metanfetamina en su sangre. En ambos casos, según la autopsia, es probable que el consumo de esas drogas se produjera el mismo día de la tragedia. Tras el accidente, Hernández se dio a la fuga, pero fue arrestado pocas horas después en la vivienda que compartía con su pareja, Brenda Alemán, de 20 años, con quien Hernández tiene dos niñas. Hernández y Alemán se reunieron en un restaurante tres kilómetros al sur del lugar del accidente y de allí se trasladaron a su vivienda (a pocos minutos de distancia), donde Hernández se cambió de ropa y destruyó la vestimenta que tenía puesta en el momento del impacto. El informe policial inicial afirma que Hernández le habría dicho a su compañera y luego a la policía que él iba a alta velocidad (estimada por los peritos en 78 millas o 125 kph). Hernández también declaró tras su arresto que la culpa fue del otro carro, ya que aparentemente las mujeres intentaron cambiar de dirección repentinamente y desde el carril equivocado. Los investigadores también descubrieron que Hernández ya había sido arrestado en casi 20 ocasiones en Colorado desde 2003. Sin embargo, nunca se verificó su situación migratoria, aparentemente porque presentó documentos de identidad que habría obtenido en California. Hernández tampoco se presentó a ninguna de las 19 audiencias judiciales a las que había sido convocado y ya tenía 16 multas previas por infracciones de tránsito. Los abogados defensores argumentaron que la evidencia presentada por la fiscalía no establecía con certeza que Hernández realmente hubiese sido el conductor que causó la tragedia. La defensa también reconoció que si Hernández no hubiese llegado ilegalmente a Estados Unidos hace 20 años, el accidente no hubiese ocurrido. Pero tampoco hubiese ocurrido si la conductora del otro vehículo no hubiese realizado un giro a la izquierda en un sector prohibido. Además, según la defensa, la policía de Aurora borró importante información sobre el caso. De hecho, la semana pasada y bajo juramento, un detective de Aurora testificó que se borró de la evidencia tanto la orden de arresto de Hernández como las declaraciones de un testigo que dijo que el inmigrante iba acompañado de otro hombre. Por su parte, la fiscalía sostuvo que era "irrelevante" si había o no otro hombre junto con Hernández y que no existieron irregularidades por parte de la policía de Aurora. Hernández podría recibir una sentencia de hasta 80 años de cárcel.

Descarga la aplicación

en google play en google play