Escúchenos en línea

Republicanos de Texas toman iniciativa para plan de visas temporales

Agencia AP. Desde Washington. | 8 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Dos años después que el presidente George W. Bush le propusiera al Congreso un plan de trabajadores temporales, el gobernador de Texas, Rick Perry, y el legislador estatal Leo Bernan, ambos republicanos, replantearon el tema y recomendaron reabrir el debate para frenar la inmigración indocumentada. Perry dijo esta semana que se requiere un programa de trabajadores extranjeros para los inmigrantes mexicanos empleados en Estados Unidos, y pidió a las autoridades federales que trabajen en un plan para proporcionar tarjetas de identificación a trabajadores inmigrantes que les permitan cruzar libremente la frontera. Tal programa, dijo, debería enfatizar "el cumplimiento de la ley" y no premiar a quienes la violan, agregó. "Yo preferiría mucho más saber quién es la persona que cruza legalmente nuestra frontera para trabajar que no saber quién está cruzando la frontera ilegalmente para trabajar", subrayó. El gobernador dijo además que no está de acuerdo con la nueva legislación estatal propuesta por un compañero republicano, el representante Leo Berman, de Tyler, Texas, la cual busca combatir la ciudadanía automática para bebés nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados. "Pienso que ese tipo de legislaciones que crean divisiones son malas. Necesitamos buscar formas de unir a las personas, en lugar de poner cuñas entre ellas", apuntó. El legislador estatal Leo Berman sugirió que a los inmigrantes sin papeles de estadía legal se les permitiría vivir y trabajar en Texas siempre y cuando tengan un trabajo de tiempo completo o cumplan con otros requisitos. La propuesta Bernan acaparó los titulares nacionales porque pide que se dejara de dar beneficios públicos a niños estadounidenses nacidos de padres indocumentados. El plan requeriría que los empleadores lleven a sus trabajadores indocumentados a un centro de registro para que consigan un permiso temporal de trabajo. Los trabajadores que aprueben una revisión de antecedentes y un examen de inglés recibirían una tarjeta permanente que les permitiría quedarse en Texas si tienen un trabajo de tiempo completo que pague más que el salario mínimo. "Tenemos 1,4 millones de ilegales en Texas, tenemos que ocuparnos de ellos de alguna manera", dijo Berman en una reunión sobre reforma migratoria patrocinada por la Asociación de Negocios de Texas. Berman, hasta ahora, ha presentado dos propuestas con el objetivo de reducir la inmigración ilegal en el estado de Texas. Uno, cobraría impuestos a los giros enviados a México, Centro y Sudamérica. El otro, intenta cuestionar la interpretación actual de la 14 Enmienda constitucional, que otorga nacionalidad automática a los bebés que nacen en Estados Unidos. El legislador republicano dice que sigue trabajando en su plan de trabajadores extranjeros, pero visualiza cuatro tipos de categorías de registro: trabajadores de tiempo completo, trabajadores migrantes, estudiantes y desempleados. Los campesinos temporales que llegan a Texas para cosechar podrían conseguir una tarjeta de registro válida por un tiempo corto, añadió Berman. La gente sin trabajo tendría un año para conseguir un puesto de tiempo completo, de lo contrario tendría que irse del país, señaló. El plan migratorio del presidente Bush, anunciado el 7 de enero de 2004 en la Casa Blanca, recomienda crear una nueva visa de trabajo temporal válida por dos años. El documento, según la propuesta, podía ser renovado en dos ocasiones, pero al término del último plazo el trabajador debía irse y gestionar, desde su país de origen, una nueva visa para regresar a Estados Unidos. Los familiares inmediatos del trabajador beneficiado (esposa e hijos solteros menores de 21 años) recibirían una visa de estadía pero no un permiso de trabajo, y podrían salir y entrar a Estados Unidos hasta la validez del permiso del portador principal. Si el trabajador quedaba desempleado, tendría un tiempo breve para conseguir un nuevo puesto, y el empleador deberá solicitar al servicio de inmigración el traspaso de la visa bajo la responsabilidad de éste.

Perry, más conciliatorio

Contrario al plan de Bernan, el gobernador Perry se muestra más conciliatorio. Rechaza quitar la nacionalidad a los niños nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados, pero apoya tomar medidas duras contra los delitos registrados en la frontera. Perry sostiene que los cambios en materia de inmigración sólo podrán debatirse después de asegurar la frontera, pero favorece dar visas de trabajo a ciertos indocumentados, pero no apoya una reforma migratoria que incluya una vía de legalización que abra la puerta de la ciudadanía. El gobernador sostiene que "nuestra economía está fuertemente impactada por los trabajadores inmigrantes" y urgió al Congreso federal a que desarrolle un programa de trabajadores extranjeros "que saque a estos trabajadores del mercado negro y legitime sus contribuciones económicas sin hacer lo mismo por su ciudadanía". Un reciente reporte divulgado por la Contraloría de Texas indicó que los inmigrantes indocumentados aportaron miles de millones de dólares a la economía estatal durante el último año fiscal, y pagaron impuestos más que suficientes y otros costos como para contrarrestar los servicios estatales que reciben. Pero los gobiernos locales gastaron casi 930 millones de dólares más en atención médica y costo de cárceles para ilegales de lo que ellos recibieron en impuestos, agrega el reporte. Mientras Texas debate la implementación de un programa de visas temporales, a nivel nacional el estancamiento del debate migratorio tiene preocupados a cientos de agricultores. Un elevado porcentaje de las plantaciones sembradas en el verano no fueron levantadas antes del comienzo del invierno, y la escasez de campesinos agrava el problema. "Se ha hecho cada vez más difícil" obtener trabajadores "en los últimos tres o cuatro años", dijo J. L. Carnes, presidente de Winter Garden Produce en Uvalde, a 120 kilómetros al oeste de San Antonio, Texas. "Las compañías se pelean (por los trabajadores). El año pasado hubo escasez en todas partes", añadió. Los horticultores, a su vez, dicen que un aumento de las medidas de seguridad y filas más largas de personas que cruzan la frontera para desempeñar labores de jornaleros ha reducido la cifra de quienes llegan a Estados Unidos de manera legal o ilegal. Los indocumentados que solían recorrer el país recogiendo diferentes cosechas a medida que cambiaban las estaciones se muestran renuentes a emigrar por temor a ser detenidos, reportó en octubre la agencia Prensa Asociada (AP). Por otra parte, hay ofertas de trabajos mejor pagados, con mejores condiciones laborales, tales como en el ramo de la construcción. Y eso mantiene a muchos trabajadores alejados de las haciendas. Horticultores y grupos de defensa de los trabajadores anticipan que la escasez de mano de obra empeorará hasta que el Congreso apruebe una reforma a las leyes de inmigración, pero que incluya una vía hacia la residencia, y luego hacia la naturalización para los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play