Escúchenos en línea

México crea en EEUU red de profesionales expertos

Por Kathleen Millar, de Associated Press. Desde ciudad México. | 11 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Graduado en ingeniería cibernética y en sistemas de computación, el mexicano Angel Camacho llegó el primer día a su empleo como ingeniero en una empresa del Valle del Silicio y de inmediato, otro ingeniero le encargó una tarea: recoger la basura. "Le pregunté si no veía mi insignia", recordó Camacho. "Y él se disculpó. Creo que era la primera vez que veía a un mexicano con un título profesional". Al sur de la frontera, los ingenieros mexicanos encaran otros problemas. Hay tan pocos trabajos de alta tecnología, y tantos profesionales bien entrenados, que un salario para un ingeniero que empieza tras graduarse de la principal universidad del país es de unos 15.000 dólares al año, mucho menos que lo que ganan muchos de los que hacen labores de limpieza en el Valle del Silicio, la meca de la computación en California. La Red de Talentos Mexicanos intenta cambiar todo esto robusteciendo la reputación de los profesionales del campo de la tecnología en su país y en el extranjero, al tiempo que aprovecha sus contactos y su pericia para crear empleos en México. El grupo recibió financiamiento inicial del gobierno mexicano y está haciendo los trámites necesarios para adquirir estatus de organización sin fines de lucro en Estados Unidos. Las autoridades de México tienen esperanzas de que su incipiente sector de alta tecnología permita crear buenos empleos y ayude a diversificar la economía, en una época en que un aumento de los salarios en empleos poco calificados están orillando a fábricas textiles y de ensamblaje a irse a países más pobres de Asia y de Centroamérica. Pese a las escasas inversiones en investigación y en desarrollo, se ha registrado en México un auge de estudiantes que intentan graduarse en rubros de alta tecnología, aún cuando la economía mexicana no puede proporcionar muchos empleos bien pagados en ese sector. La Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Educación Superior dice que unos 650.000 estudiantes están matriculados en programas de ingeniería, casi el doble de los 366.000 alumnos que buscan licenciaturas similares en Estados Unidos, según la Sociedad de Educación de Ingeniería de Estados Unidos. El problema es crear empleos locales para los graduados. Un análisis reciente de expertos en inmigración de México y de Estados Unidos determinó que casi una tercera parte de todos los mexicanos con títulos universitarios se van de México hacia Estados Unidos. "Lamentablemente para México, la inmigración ha sido una manera de resolver la falta de correspondencia entre oportunidades en el mercado laboral y de capacitación universitaria que tenemos aquí" en el país, dijo Carlos González, director ejecutivo del Instituto de Mexicanos en el Extranjero, un organismo gubernamental. Esos profesionales son con frecuencia subestimados dentro del vasto flujo de la inmigración mexicana. De los alrededor de 11 millones de inmigrantes mexicanos radicados en Estados Unidos, menos de un 5% tienen siquiera un título universitario. Eso alimenta el estereotipo de que los mexicanos no están preparados para hacer labores de alta tecnología. "Cuando desean que un jardín luzca bonito, o que una carretera quede bien pavimentada, contratan a un mexicano", dijo Camacho. "Pero no es lo mismo cuando se trata de servidores de tecnología de información. Si quieren que funcionen bien, generalmente contratan a inmigrantes indios o chinos". González dijo que la red de talentos podría ayudar a revertir la fuga de cerebros de México. El propósito es "promover que los emigrados altamente calificados que están laborando en sectores muy especializados de la economía global regresen a nuestro país. Y si no lo hacen físicamente, al menos podrían hacerlo a través de su ideas y proyectos". Camacho, quien encabeza el programa en el sector del Valle del Silicio, dice que la idea surgió durante una reunión en el 2004 entre el presidente de México Vicente Fox y Héctor Ruiz, presidente del directorio de la empresa fabricante de procesadores Advanced Micro Devices Inc. Ruiz nació en México, pero se graduó de ingeniero en Estados Unidos. El gobierno mexicano ha patrocinado conferencias para la red, pero Camacho dice que el grupo ha ido creciendo gracias a que sus logros han pasado de boca en boca. El sector del Valle del Silicio realiza reuniones con regularidad para intercambiar ideas y hay planes para crear grupos similares en otras ciudades de Estados Unidos. Una vez que la red funcione de manera normal, Camacho proyecta solicitar la asociación de corporaciones y permitir a trabajadores de alta tecnología recibir el mismo tipo de ayuda a través de un sitio en la internet. El Instituto de Mexicanos en el Extranjero que lidera González patrocinó por su parte una conferencia a mediados de año en la Ciudad de México para 250 profesionales de alta tecnología de este país radicados en el exterior. Oscar Rossbach, presidente de Industrias Rossbach, una compañía fabricante de microscopios que tiene su sede en la capital mexicana y emplea a 120 personas, dijo que al principio estaba algo escéptico. "Pensé que muy poco podría lograr en una reunión de tres días de duración patrocinada por la Secretaría de Relaciones Exteriores", dijo Rossbach. "Ellos son buenos para organizar cocteles, pero de ahí a interesarse en la industria de alta tecnología... De todas maneras, fui a la reunión". El resultado fue que se encontró con Simon Goldbard, que había creado una empresa de biotecnología en Estados Unidos y quien ha ayudado a Rossbach a vincularse con la industria farmacéutica de la vecina nación. "Las empresas farmacéuticas no abren simplemente la puerta cuando uno la toca", explicó Rossbach. "Hay que tener los contactos adecuados. El mercado es muy grande, y tan complejo que para nosotros en México es algo muy difícil encontrar el camino por nuestra cuenta". Rossbach dice que Goldbard arregló reuniones con empresas farmacéuticas y ayudó a la firma mexicana con el papeleo. "Es muy importante tener a alguien de nuestro lado que puede pensar como un norteamericano, y también como un mexicano", dijo Rossbach. En lo que podría convertirse en la primera historia de éxito de la Red de Talentos Mexicanos, Industrias Rossbach está realizando pruebas piloto con microscopios destinados al mercado de Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play