Escúchenos en línea

Más de 400 mexicanos detenidos en la cacería de inmigrantes

SUN. Desde Washington. | 14 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Al menos 400 mexicanos se encuentran entre los mil 282 inmigrantes indocumentadas con identidades "robadas", que fueron atrapados el martes en redadas realizadas por las autoridades migratorias estadounidenses en plantas empacadoras de carne en seis Estados. Aunque fuentes diplomáticas dijeron que se ignoraba la nacionalidad de los detenidos, porque aún estaban siendo procesados, la Oficina de Vigilancia de las Leyes de Migración y Aduanas (ICE) indicó que los trabajadores detenidos procedían de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Perú, Laos, Sudán y Etiopía. De acuerdo con un informante, habría "por lo menos" 400 mexicanos. De acuerdo con las autoridades, la investigación surgió de un patrón, según el cual un número de indocumentados detenidos indicó que había trabajado en algún momento para la empresa Swift, que oficialmente niega tener conocimiento de que hubiera inmigrantes sin documentos entre su fuerza laboral, pero que había sido advertida "hace meses" del hecho. El Sindicato de Trabajadores Comerciales y de Comida (UFCW) acusó a las autoridades migratorias de "aterrorizar" a los trabajadores al llegar a las plantas con armas militares y segregar y acorralar a los empleados. "La exhibición es indignante", dijo Mark Lauritsen, Vicepresidente Internacional de la organización, que acusó al ICE de "criminalizar a la gente por ir a trabajar" Puntualizó que los trabajadores atrapados en las redadas "son víctimas de un sistema migratorio fracasado" y por tanto "es tiempo de que el gobierno federal deje de victimizar a los trabajadores y reforme nuestro sistema migratorio". El diputado Charlie Gonzalez, demócrata de Texas, indicó que un agresiva vigilancia para el cumplimiento de las leyes migratorias "es esencial", pero subrayó que "la inmigración ilegal no ocurriría sin la disposición de empleadores estadounidenses a ignorar nuestras leyes y ofrecer empleo a trabajadores sin documentos". Pero destacó también que la "dura realidad es que la necesidad de trabajadores inmigrantes existe y beneficia a nuestra economía... El Congreso debe reconciliar la política con la realidad". Por otro lado, la Universidad de Harvard ha sido escenario de una manifestación de apoyo a cuatro trabajadores latinos que fueron despedidos y que alegan que sus contratos fueron rescindidos "por motivos raciales". The Harvard Crimson, el periódico de la universidad situada en Cambridge, Massachusetts, informó ayer que más de 60 personas se manifestaron el martes en defensa de los cuatro trabajadores despedidos en un acto organizado por la Coalición por el Respeto e Igualdad de Trabajo en Harvard. Los trabajadores latinos, que estuvieron presentes en la manifestación, recibieron la notificación de despido en octubre, pero la orden quedó temporalmente en suspenso.

Descarga la aplicación

en google play en google play