Escúchenos en línea

Acusado de asesinar a inmigrante ecuatoriano culpa a otro

Nueva York. EFE. | 8 de Abril de 2010 a las 00:00
El joven Jeffrey Conroy, acusado por la muerte del inmigrante Marcelo Lucero, aseguró este jueves en el juicio que se sigue en su contra, que fue uno de sus amigos quien asesinó al ecuatoriano de una puñalada en el pecho. Conroy se sentó en la silla de los testigos luego de que el juez Robert Doyle, que preside el caso, aceptara una petición del abogado de la defensa William Keahon, para que su cliente declarara. Conroy señaló a Christopher Overton, de 17 años, como el presunto autor del crimen, confirmó a Efe el fiscal Robert Clifford. Doyle había rechazado el miércoles una petición de Keahon para que Conroy testificara señalando que no permitiría que el sospechoso acusara a otro joven por esa muerte. Según Doyle, durante el juicio no se había presentado evidencia que indicara que otra persona había asesinado al inmigrante ecuatoriano. Sin embargo, el abogado de la defensa presentó otra moción, que finalmente fue aceptada por Doyle y Conroy comenzó a testificar a las once de la mañana y podría continuar haciéndolo esta tarde, según la fiscalía. Según Conroy, él confesó inicialmente que lo hizo porque Overton tiene récord criminal. Un detective del caso que había interrogado a Conroy aseguró el lunes que éste había confesado ser el autor del crimen. La fiscalía no ha podido precisar si con la declaración de Conroy culmina el juicio que comenzó el pasado 18 de marzo, en el que además otro de los implicados en el caso, Nicholas Hausch, señaló a Conroy, de 18 años, como el autor. Según Hausch, Conroy le habría dicho que había apuñalado a Lucero en noviembre de 2008. Angel Loja, el amigo que acompañaba a Lucero el día de su muerte figuró entre los testigos de la fiscalía y narró cómo siete jóvenes, entre estos Conroy y Hausch, les agredieron, pero admitió que no vio a Conroy apuñalar a Lucero. Siete jóvenes fueron arrestados y acusados en relación a la muerte de Lucero, pero sólo Conroy fue señalado por la fiscalía como el que le asesinó. Cuatro de los jóvenes que entonces eran menores de edad, se declararon culpables de los cargos de asalto de pandilla con motivo de odio racial y otros relacionados con otras agresiones y asaltos a latinos en la localidad neoyorquina de Long Island.

Descarga la aplicación

en google play en google play