Escúchenos en línea

¿Quién paga la persecución contra los inmigrantes en Virginia?

Agencia AP. Desde Manassas, Virginia. | 18 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Un condado de Virginia está tratando de estimar el costo de la inmigración ilegal para sus finanzas y considera mandarle la factura al gobierno federal para que pague esos costos adicionales no contemplados en su presupuesto. La junta de supervisión del condado Prince William le pidió a un equipo del gobierno local que complete el estudio antes del 16 de enero. El condado, donde aproximadamente 20 por ciento de sus 350.000 residentes nacieron en otros países, es uno de varias alcaldías que enfrentan problemas presupuestales por una oleada de residentes nuevos, muchos de ellos inmigrantes indocumentados procedentes de América Latina. Los supervisores alegan que los inmigrantes sin documentos de residencia legal están elevando los costos en escuelas, atención médica pública, policía y prestaciones sociales. Argumentan que el gobierno federal, como regulador de la inmigración, debe compartir la responsabilidad financieramente. "Una estimación de los costos nos dará la oportunidad de presionar al gobierno federal y decirle, 'Miren lo que nos están haciendo a nivel de gobierno local'", dijo el supervisor W.S. Covington III, quien propuso el estudio. "Ellos son quienes se supone que defienden las fronteras". Una vez que se complete el estudio, Covington dijo que propondrá el envío de la factura al gobierno federal. Admitió que es suficientemente realista como para saber que el condado probablemente no recibirá ningún dinero extra. "Yo realmente creo que ellos deberían pagar, pero es más bien algo simbólico", dijo Covington. El Consejo Nacional de La Raza, la organización más antigua y más grande de Estados Unidos que defiende los derechos civiles de los hispanos, dijo que es bienvenido el esfuerzo del condado por analizar el problema, "asumiendo que se base en metodología legítima y que sea imparcial", dijo Michele Waslin, directora de política de inmigración del grupo. Un estudio difundido este mes por la contraloría de Texas concluyó que los inmigrantes indocumentados han tenido un impacto financiero positivo en la tesorería estatal pero agregó que le cuestan cientos de millones de dólares cada año a los gobiernos de los condados. "El estudio mostró que el dinero por impuestos iba al estado, pero que los condados no estaban recibiendo ninguna de esas contribuciones fiscales", agregó Waslin. "Así que los condados terminan pagando el costo", añadió.

Descarga la aplicación

en google play en google play