Escúchenos en línea

Salarios de EEUU atraen más a los inmigrantes

Por Norberto Svarzman, Diario Las Américas | 19 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El Congreso de los Estados Unidos no ha tomado ninguna medida respecto de la ley de inmigración y las perspectivas de una acción a mediano plazo no se ven muy claras. Las diferencias de salarios siguen atrayendo a inmigrantes, especialmente aquellos que cruzan ilegalmente la frontera o quienes llegan con una visa y se quedan cuando esta se ha vencido. Según un estudio del Centro Hispano Pew, aproximadamente 56 por ciento de los inmigrantes ilegales provienen de México. Se trata de gente dispuesta a trabajar por salarios bajos ya que, según Pew, el ingreso promedio era el año pasado de unos $300 a la semana, unas cuatro veces más de lo que pueden ganar en México. El indicio más claro de que el sistema de inmigración actual no funciona es que los residentes legales han pasado a ser una minoría frente a los indocumentados, señala The New York Times. El Centro Pew ha estimado que de de 6 a 7 millones de los inmigrantes indocumentados pasaron las fronteras de México o de Canadá de manera ilegal y que de 4 a 5.5 millones llegaron con algún tipo de visa y se quedaron luego de que esta se venció. Mientras que los mexicanos están llegando en cantidades crecientes, los medios legales para resolver los problemas no se han ampliado. Uno de los resultados es que las familias mexicanas pueden tener un estatus migratorio mezclado, unos con residencia legal y otros indocumentados. El sistema de leyes de inmigración actual, creado por el Congreso a partir de 1965, se basa en vínculos familiares, no las necesidades del mercado de trabajo. Un ciudadano estadounidense o un residente legal pueden solicitar a las autoridades una visa para traer a una esposa o hijo extranjero. Los empleadores pueden presentar una solicitud de visa para trabajadores pero la mayor parte de esas visas se otorgan a profesionales con una educación o habilidades especiales. Un informe de un grupo bi partidario, encabezado por Doris Meissner, ex directora del servicio de inmigración, dijo que en el 2005 solo el 8 por ciento de las visas concedidas fueron para empleados. Hay diversos tipos de visa y la mayoría tiene un límite llevado el total anual combinado a 675 mil. En general cada país tiene un límite de 26 mil 500 visas. El resultado es que el proceso de gestionar una visa se hace largo y tedioso, con los servicios de inmigración abrumados por la cantidad de casos. Por ejemplo, señala el Times, un ciudadano americano que quiere traer a un hermano de México, puede tener que esperar 13 años, dice el informe Meissner.. Los mexicanos nunca han mostrado una inclinación por aprender inglés o hacerse ciudadanos, indica el Times. Pero el aumento en la acción contra los inmigrantes ilegales ha creado inseguridad entre los residentes legales y miles se han apresurado a solicitar la ciudadanía, lo que recarga más la tarea de los servicios de inmigración.

Descarga la aplicación

en google play en google play