Escúchenos en línea

Organizaciones latinas buscan dar impulso a Dream Act

Atlanta. EFE. | 4 de Mayo de 2010 a las 00:00
Organizaciones civiles buscan dar un nuevo impulso al DREAM Act, la legislación que daría a jóvenes inmigrantes la posibilidad de continuar con sus estudios universitarios y posteriormente optar por legalizar su estatus migratorio. La Asociación Latina de Universidades (HACU) se ha unido a la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) y a otras agrupaciones de derechos civiles para intentar reactivar la propuesta introducida en 2001 por los senadores Dick Durbin (D-Illinois) y Richard Lugar (R-Indiana). "Esta legislación ha estado congelada por más de un año, pero no ha avanzado porque se ha estado esperando acción del Congreso con respecto a una reforma migratoria integral, que incluiría al DREAM Act, pero creemos que ya es hora de actuar", dijo a Efe el presidente de HACU, Antonio Flores. De ser aprobada, la legislación permitiría la legalización de miles de jóvenes que nacieron fuera de Estados Unidos, pero que han crecido y estudiado en Estados Unidos. "Nosotros estamos muy preocupados de que suceda otra vez lo que ha sucedido en todos estos años, que se ha mantenido una estrategia de todo o nada y es algo que afecta a miles de jóvenes a quienes estamos sacrificando", agregó el presidente de HACU. La organización estima que podría haber cerca de dos millones de jóvenes inmigrantes que fueron traídos a Estados Unidos de pequeños por sus padres que podrían beneficiarse de dicha legislación. Los estudiantes indocumentados enfrentan restricciones para tener acceso a los mismos costos por matrícula estatal y no califican para ayuda financiera. De acuerdo con las organizaciones que conforman la coalición, el sistema migratorio actual no contempla ninguna excepción que permita a estos jóvenes regularizar su situación, por lo que es inminente apoyar la iniciativa para que brinde una solución a este problema. "Tenemos muchos estudiantes que fueron traídos a Estados Unidos por sus padres cuando eran bebés o niños en busca de una mejor vida y esos jóvenes sólo conocen la vida aquí y ahora pertenecen a este país", dijo a Efe la presidenta de LULAC, Rosa Rosales. La representante de LULAC señaló que los recientes acontecimientos en Arizona, donde fue aprobada una ley que criminaliza a los indocumentados, hace necesario tomar acciones. "Con lo que estamos viendo que está pasando no podemos dejar pasar más tiempo, tenemos que actuar ahora y tomar una acción agresiva", aseveró Rosales. Parte de los esfuerzos de la coalición incluye cabildear entre los senadores y congresistas para ampliar el apoyo a la iniciativa, indicó Rosales. Asimismo, las organizaciones instan a la comunidad latina a tomar un rol más activo y contactar a sus representantes para expresarles su apoyo al proyecto. Recientemente, los senadores Dick Durbin (D-Illinois) y Richard Lugar (R-Indiana) enviaron una carta a la Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, en la que le pidieron suspender las deportaciones de jóvenes que podrían beneficiarse de la iniciativa DREAM Act. En la misiva, los senadores señalan que pese a que los jóvenes que calificarían para el DREAM Act carecen de estatus migratorio regular "no deben ser expulsados de Estados Unidos". En un esfuerzo particular, cuatro jóvenes, Gaby Pacheco, de 25 años, Carlos Roa, de 22 años, Juan Rodríguez, de 20 años, y Felipe Matos, de 24 años emprendieron el pasado 1 de enero el llamado "Sendero de los Sueños", en el que recorrieron los 2.414 kilómetros que separan Miami y Washington para pedir la legalización de estudiantes indocumentados. La semana pasada culminó su especial protesta en Washington sin la entrevista con el presidente Barack Obama que habían solicitado. A lo largo del viaje, recogieron 30.000 firmas a favor de la reforma migratoria, visitaron familias separadas por las deportaciones y entraron en comunidades donde el miedo paraliza su día a día cuando los rumores de redadas llegan, contaron en una rueda de prensa.

Descarga la aplicación

en google play en google play