Escúchenos en línea

Latinos piden a Bush suspender cacerías por Navidad

Agencia AFP. Desde Washington. | 21 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Organizaciones de la comunidad latina en Estados Unidos llamaron este jueves al presidente George W. Bush a que pida una moratoria de las redadas contra inmigrantes indocumentados y de las deportaciones de personas sin papeles. "Es el tiempo de Navidad, es el tiempo de familia y fe, y es tiempo sagrado. Hasta en una guerra paran" durante la Navidad, dijo a la AFP Emma Lozano, presidenta de la organización Pueblos Sin Fronteras, con base en Chicago. "Aquí agresivamente están deportando y separando familias", sostuvo en declaraciones formuladas en Washington, en alusión a las deportaciones recientes y en curso de inmigrantes indocumentados, la mayoría de ellos de origen latinoamericano, tras una redada contra personas sin papeles en seis estados del país, que se saldó con 1.282 detenciones. "¿Por qué el presidente no para inmediatamente (las deportaciones) y llama a una moratoria?", se preguntó Lozano, al tiempo que pidió que se permita a los inmigrantes ilegales tener "una Navidad juntos como familias, como él (Bush) la va a tener". En paralelo, la organización latina Lulac, una de las más importantes del país, hizo un llamado a detener las redadas contra inmigrantes y no separar las familias porque uno o los dos padres no tienen documentos. "Pedimos por una moratoria de estas redadas. Suficiente daño ha sido causado destruyendo familias. Este gran país no es conocido por hacer esto", dijo Rosa Rosales, presidenta de la entidad, durante una teleconferencia. "Esto es algo muy alarmante, como en la Alemania nazi cuando acorralaban a todos los judíos, es como cuando se encerraba a los japoneses en campos de concentración", comparó. Al mismo tiempo, Rosales sostuvo que "una reforma inmigratoria amplia (que otorgue permisos de trabajo a los inmigrantes) debe ser prioridad en la agenda, porque cuando se da la destrucción de familias de esta manera, habrá daños irreparables de por vida, daños sicológicos a las familias, a los niños". En una manifestación organizada por Pueblos sin Fronteras, unos 20 niños que tienen a uno o ambos padres que enfrentan la deportación o han sido deportados, marcharán en la tarde de este jueves hacia la Casa Blanca para tratar de entregar a Bush una carta en la que piden que se detengan las redadas y deportaciones. Lozano explicó que si no son recibidos, armarán un arbol de Navidad de color blanco frente a la residencia presidencial, y lo decorarán con fotos de las familias separadas.

Descarga la aplicación

en google play en google play