Escúchenos en línea

Feriado de luto para madre salvadoreña

Por José Acosta, El Diario La Prensa de New York. Desde New York. | 25 de Diciembre de 2006 a las 00:00
La Navidad llegó llena de dolor y amargura a la casa de una madre salvadoreña, al ésta enterarse de que su único hijo, Miguel Martínez, de 30 años de edad, había sido muerto de varias puñaladas en un aparente robo, a pocas cuadras de su vivienda. Llorando y pidiendo justicia por la muerte de su hijo, Rosa Martínez dijo que Miguel era quien iba a preparar la cena de Navidad, un pernil y un pollo al horno, y que la noche del sábado, le dijo que iba a salir a bailar al Club Rincón Latino de la avenida Intervale, en El Bronx, "porque a él le encantaba el merengue y la salsa". Martínez, según la madre, salió del salón de baile cerca de las 2 de la madrugada de ayer, y en la intersección de Dawson e Intervale fue apuñalado, "y le robaron el celular y todo el dinero que llevaba consigo". "La policía sólo encontró sus documentos, y esta mañana, como a las 6:30, vinieron un detective y un policía uniformado, y me dijeron lo que le había ocurrido a mi hijo", dijo Martínez. De acuerdo con la policía, Miguel Martínez fue apuñalado en múltiples ocasiones, en el pecho, cuello y torso, y fue pronunciado muerto en la escena. Rosa informó que Miguel Martínez se había graduado de profesor en El Salvador, donde impartió docencia a nivel primario, y que hacía 6 años que vivía en Nueva York, donde trabajaba como obrero. "El era muy apegado a mí; si salía, me llamaba para decirme dónde se hallaba. El estaba un poco enfermo del estómago, y por eso, cuando salió, no bebió nada de alcohol, pese a que un primo le había ofrecido", dijo la madre. "El era soltero, no tenía hijos. Era una persona muy especial, yo nunca tuve queja de él. Era un hombre tranquilo, que nunca tuvo ninguna pelea con nadie", agregó. Según Martínez, a Miguel le encantaba cocinar, y era el encargado de preparar la cena de Navidad. "El era mi único hijo. Yo lo que quiero es que la policía investigue el caso como a cualquier ciudadano de este país, y que agarren a los culpables y los sometan a la justicia", pidió Martínez. Según la madre, su hijo fue solo a la fiesta y según cree lo mataron a sangre fría. "Según supimos, el pidió ayuda y una persona que lo vio desde una ventana de un edificio cercano, llamó al 911. La policía llegó, pero ya él estaba muerto. Luego lo trasladaron al hospital Jacobi", dijo Martínez. "Yo lo que quiero es que se haga justicia", agregó la madre. Hasta el cierre de esta edición no se había producido ningún arresto y la policía informó que el caso estaba bajo investigación.

Descarga la aplicación

en google play en google play