Escúchenos en línea

Resumen del año en reforma migratoria

Agencia EFE. Desde Washington. | 25 de Diciembre de 2006 a las 00:00
En el 2006, al grito de "sí se puede", miles de personas estremecieron las calles de EEUU exigiendo una reforma de inmigración que legalice a los indocumentado y que, aunque no se aprobó, creó unidad de lucha entre grupos extranjeros. El debate migratorio alentado por el presidente George W. Bush, que reconoció la "urgencia" de reformar por completo el maltrecho sistema actual, también puso en alerta a sectores antiinmigrantes, que endurecieron sus posturas y rechazaron la legalización. Sin embargo, estas posturas extremas fueron el combustible que alimentó la unidad del movimiento pro reforma, ahora más sólido que nunca, en la opinión de Juan José Gutiérrez, del "Latino Movement USA". El "Latino Movement USA" es uno de los grupos que organizaron las históricas manifestaciones en las que, en marzo pasado, millones de personas marcharon por las calles de más de un centenar de ciudades estadounidenses en demanda de una reforma integral. Estas manifestaciones, incluida una "megamarcha" y un paro nacional realizado el 1 de mayo, marcaron el despertar "del gigante dormido" (los extranjeros en EEUU) y un momento histórico en la batalla por los derechos de esas personas en este país. Según algunos medios de comunicación, las protestas "pusieron a la derecha en pie de lucha en Estados Unidos" y provocaron acciones contra la legalización de los 12 millones de extranjeros sin papeles migratorios que se calcula viven en EEUU. Fueron el resorte que motivó a los republicanos más conservadores a enfrentarse al presidente Bush en el tema migratorio y forzaron cambios en los proyectos de reforma, en los que a última hora se incluyeron vías para la eventual legalización de unos cuatro millones del total de indocumentados. Las multitudinarias marchas, que incluso llegaron hasta las puertas del Congreso, cambiaron el panorama del debate migratorio durante el año que está por terminar. Se luchó contra las posturas radicales de los republicanos Tom Tancredo y James Sensenbrenner, que aunque lograron que se aprobaran la construcción de muros en la frontera con México y la "criminalización" de ser indocumentado en este país, despertaron la repulsa de sectores nacionales e internacionales. En 2006, la reforma migratoria en EEUU pasó de ser un tema restringido a los círculos de poder en Washington a una causa que movilizó a miles de latinos en todo el país. Para Saúl Solórzano, del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN), lo único positivo de que no se aprobase la reforma en el 2006 es que "se empezará de cero" en el 2007 y las iniciativas de Tancredo y Sensenbrenner quedaron sin efecto. A lo largo del año. hubo palabras de aliento para la comunidad de inmigrantes, entre ellas las del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, que tachó como "totalmente irresponsable" que los políticos de Washington no hayan aprobado una reforma de inmigración amplia. El gobernador republicano dijo en un comunicado que la reforma migratoria pondría fin a la crisis nacional del sistema de inmigración. Otra voz de aliento fue la del gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, de origen mexicano, que sostiene la "necesidad" de una reforma que saque de las sombras a los millones de indocumentados. En medio del futuro incierto de la reforma, los inmigrantes reafirmaron su determinación de no dar tregua en sus presiones por una ley justa y por el cese de las deportaciones y otras medidas "extremas", las que, a juicio de las organizaciones a favor de los extranjeros, afectan drásticamente la unidad familiar. En el año que está por finalizar, se "llevó un claro mensaje al Congreso" sobre la necesidad de una reforma migratoria más humanitaria, señaló Gutiérrez. Pero el debate también sacó a las calles a grupos como el "Proyecto Minuteman", integrado por estadounidenses que intentan controlar la inmigración indocumentada. Los "Minutemen" marcharon en Washington el 12 de mayo, aunque con escasa participación, en una protesta contra los extranjeros sin papeles, y destacaron su decisión de no cejar en su lucha.

Descarga la aplicación

en google play en google play