Escúchenos en línea

Latinos encuentran ayuda en pequeño distrito escolar de Nebraska

Por Nate Jenkins, agencia AP. Desde Crete, Nebraska. | 26 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Los compañeros de clase de Maribel López se preocupaban de cómo hacer amigos o si iban digerir la comida de la cafetería. Sin embargo, la niña de primer grado tenía preocupaciones más acuciantes cuando llegó a la escuela hace cinco años proveniente de México. "No sabía cómo pedir permiso para ir al baño", dijo su madre, María López, a través de un intérprete, "así que simplemente venía a casa". Esta historia ilustra muy bien la de millares de inmigrantes latinos que se ven atraídos por trabajos en plantas empacadoras de carne de pequeños poblados en estados rurales de Estados Unidos. También resume las primeras vivencias de muchos estudiantes latinos que han inundado estos distritos rurales y a menudo ingresan a la escuela sin saber inglés y con lagunas en su educación debido a su vida cuasi nómada. Los maestros, en su intento por eliminar la brecha de idioma y cultura, señalan que el trabajo es desafiante y gratificante a la vez. "Los padres de los niños son agradecidos", expresó la maestra de preparatoria en Crete, Lisa Beckenhauer. "Es el mejor trabajo en el distrito, porque vienen deseando aprender". Mientras que López no recuerda con agrado aquellos días cuando su hija se presentó a la escuela en Crete por primera vez, se llena de orgullo cuando continúa con su relato: Su hija, ahora de 11 años, tras algún tiempo aprendió a hablar inglés con fluidez con la ayuda de las escuelas locales. Igual pasó con su hijo Jesús, de 9 años, cuyas nuevas habilidades en el idioma le han ayudado a catapultarse al grupo los mejores estudiantes de su clase. Asimismo, López está aprendiendo inglés en clases para adultos ofrecidas por el distrito escolar del pequeño poblado el cual, como otros, ha tenido que adaptarse a nuevas condiciones de enseñanza en las que ahora también provee de enseñanza a niños que no hablan el mismo idioma y que tampoco provienen del mismo medio. En Nebraska, el porcentaje de estudiantes como Maribel López _ llamada estudiante del idioma inglés, o EIE, en el léxico pedagógico _ se ha elevado cerca del 360% durante la pasada década. Eso es aproximadamente el triple que el incremento a nivel nacional. La misma tendencia se sostiene en Iowa, estado que tiene 151% más de alumnos EIE y 591% más alumnos latinos que hace 10 años. Durante el mismo período en Kansas, la cifra de alumnos EIE aumentó en un 137%. Los flujos demográficos han hecho que EIE se vuelva más que un nicho educativo. Algunos estados están batallando por adaptarse a los cambios. En Kansas, "usaría la palabra 'crisis'" para describir la escasez de maestros bilingües para alumnos EIE, expresó Melanie Stuart, coordinadora de EIE en el Departamento de Educación de Kansas. Nebraska enfrenta problemas similares, y algunos funcionarios del Ministerio de Educación ponen de ejemplo a Crete. Los profesores de Crete solían quejarse sobre el flujo de inmigrantes en el distrito. La planta procesadora de carne de cerdo Farmland, a donde llegó hace cinco años el esposo de López a buscar trabajo, da empleo a cerca de 2.000 personas, muchas de ellas latinas. La población de Crete es de cerca de 6.000. El distrito escolar tiene 940% más estudiantes latinos que hace 10 años, y menos estudiantes blancos. "Tengo una estudiante de 16 años que no sabe hablar inglés y tiene la educación de un alumno de tercer grado, ¿y quieren que le enseñe sobre la Independencia de Estados Unidos?", fue lo que dijo un profesor hace años, comentó Kyle McGowan, superintendente escolar de Crete. Ante la situación, el distrito organizó una reunión en la que padres latinos le relataban a maestros por qué vinieron a Estados Unidos. En algunos casos, era para escapar de una desesperante pobreza y opresión. "Hubo lágrimas", dijo McGowan. Ahora, el distrito tiene maestros de kinder que saben escribir en el idioma materno de sus alumnos para comunicarse con sus padres. Cerca de la mitad de los maestros de educación primaria pueden sostener una conversación en español. El distrito contrató a un asesor que se encarga exclusivamente de niños EIE. Y la mayoría de los maestros de primaria han tomado clases de español durante tres años antes de sumergirse ellos mismos en el idioma durante un viaje a Costa Rica como parte de un proyecto para mejorar la educación EIE. El viaje a Costa Rica les permitió aprender de la dificultad de los inmigrantes, de "lograr la empatía con la dificultad de vivir en un país en el que se habla un idioma diferente", expresó McGowan. "Pudimos colocarnos en el lugar de nuestros alumnos y entender lo que sucedía". Los esfuerzos para cumplir las necesidades de sus alumnos le ganaron el respeto de los padres latinos, dijo McGowan, y ellos respondieron con mayor asistencia a las juntas entre padres y maestros y a otros eventos escolares. Los niños que no hablan inglés como lengua materna a menudo sufren en distritos de escuelas rurales que carecen de maestros bilingües que son más comunes en áreas urbanas, expresó Pedro Ruiz, presidente de la Asociación Nacional de Educación Bilingüe. Los maestros bilingües proporcionan un sistema de apoyo que ayuda a los estudiantes a aprender inglés, dijo Ruiz. Algunos de los distritos más pequeños de Nebraska no tienen maestros EIE. Las razones varían, como la falta de dinero a no tener suficientes alumnos para justificar un programa, de acuerdo a Nancy Rowch, quien ayuda a dirigir los programas EIE en Nebraska. Lo mismo se sostiene en Kansas. Ciudades más grandes donde por años ha sido común tener presencia poblacional latina tienden a tener programas EIE de calidad, en tanto que otras se ven perjudicadas por carecer de profesorado bilingüe, expresó Stuart. Los educadores dicen que los maestros bilingües permitirán a los estudiantes afianzar los conocimientos de otras asignaturas mientras aprenden inglés. Dentro de su salón de clases en la preparatoria de Creta, Beckenhauer alterna el inglés y el español para enseñar sus temas. Una lección de gramática, por ejemplo, se enseña en inglés, pero cuando detecta que sus alumnos no entienden lo que intenta enseñar, brevemente cambia a español. Cuando los estudiantes completan un examen escrito en sus pupitres, un asistente de enseñanza quien habla el español como su primer idioma va de lugar en lugar, ayudando a los alumnos a entender lo que se les pide. En la actualidad Crete tiene programas para enseñar a los residentes sobre cómo convertirse en ciudadanos estadounidenses y clases de inglés para adultos para intentar conectar a su distrito con las nuevas familias en general, en vez de sólo a los estudiantes. Hay una lista de espera compuesta principalmente por latinos que desean inscribirse en las clases de inglés. Y mientras que una encuesta reciente muestra que residentes de toda la vida han tardado en aceptar a sus nuevos vecinos, estadísticas muestran que el flujo de latinos podría ser un antídoto para un decremento en poblaciones rurales. La Oficina de Censos de Estados Unidos, por ejemplo, estima que los latinos representan el 70% del aumento total de la población en Nebraska en los últimos cinco años. En Kansas, poblados que son íconos del Viejo Oeste tales como Dodge City ahora se asemejan a un "pequeño México", expresó Stuart. Jan Sears, directora de programas especiales para las Escuelas Públicas de Creta, dijo que los nuevos residentes están ansiosos por adaptarse y ser aceptados. "Puedes caminar por Main Street y hallar personas que harán comentarios despectivos" sobre los latinos, dijo. "Pero cuando la gente dice que los inmigrantes no están dispuestos a aprender inglés, no podría estar más lejos de la verdad".

Descarga la aplicación

en google play en google play