Escúchenos en línea

Demandan a ciudad de Texas por ley contra indocumentados

Por Anabelle Garay, Agencia AP. Desde Dallas. | 26 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Dos grupos defensores de los derechos civiles entablaron este martes una demanda contra la ciudad de Farmers Branch, un suburbio de Dallas, para impugnar una nueva ordenanza local que prohíbe alquilar vivienda o negocios a inmigrantes indocumentados. En su querella, la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (American Civil Liberties Union, ACLU) y el Fondo Mexicano Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF) alegaron que la ordenanza viola la ley federal y obliga a los propietarios a asumir funciones de agentes de inmigración. Sostuvieron también que la ordenanza está tan mal redactada que incluso impide que los inmigrantes con residencia legal puedan alquilar propiedades en esa ciudad del norte de Dallas. "La aplicación de las leyes de inmigración le corresponde al gobierno federal, no a cada municipalidad local", sostuvo Lisa Graybill, directora de asuntos legales de la ACLU en Texas. "De otra manera, Texas terminará con un sistema dispar, engorroso e imposible de aplicar". La ordenanza local y una ley que hizo del inglés el idioma oficial de la ciudad fueron aprobadas en noviembre y están programadas para entrar en vigencia el 12 de enero. El vocero de la alcaldía de Farmers Branch, Tom Bryson, dijo que la ciudad no hace comentarios sobre litigación pendiente. El viernes, tres complejos de apartamentos presentaron otra demanda contra la ciudad, en la que le pidieron a un juzgado federal que evite la entrada en vigencia de la ley de arriendo, argumentando que es inconstitucional. En noviembre, los miembros de la asamblea de la ciudad aprobaron unánimemente la ley de arrendamiento para obligar a los dueños a verificar si sus inquilinos cumplen con las leyes de inmigración o si tienen la ciudadanía. Los concejales también aprobaron una resolución que convirtió al inglés en el idioma oficial de la ciudad y otra que permite a las autoridades locales sumarse a un programa federal que los habilita para aplicar las leyes de inmigración. En otra querella entablada este mes, un residente de Farmers Branch alegó que el alcalde de la ciudad violó repetidamente el reglamento de asambleas a puertas abiertas durante el debate de las ordenanzas. Desde 1970, Farmers Branch ha evolucionado de una comunidad suburbana pequeña, con una población de casi 28.000 habitantes predominantemente blancos, a una ciudad que actualmente tiene 37% de residentes hispanos, según cifras del censo. También es hogar de más de 80 oficinas corporativas y más de 2.600 empresas pequeñas y medianas, muchas de ellas propiedad de minorías. Más de 50 municipalidades en todo Estados Unidos han contemplado, aprobado o rechazado ordenanzas similares, pero hasta ahora esa tendencia no ha alcanzado el nivel que tiene en el estado de Texas.

Descarga la aplicación

en google play en google play