Escúchenos en línea

Mexicano usa arte para conectarse con comunidad en Michigan

La Voz.com. | 13 de Junio de 2010 a las 00:00
Cuando Rolando Mancera iba a la escuela en su pueblo en el estado mexicano de Guanajuato, el inglés era de cursado obligatorio, pero él tenía poco interés. "Solía faltar a las clases", dijo en inglés Mancera, de 27 años, mientras tomaba un vaso de limonada en el restaurante Little Mexico, en Grand Rapids, Michigan. "No pensé que alguna vez fuera a necesitar el inglés. Sólo recordaba dos o tres frases. Debí haberle dado más atención". Mancera se mudó a Michigan, en el centro-norte de Estados Unidos, hace doce años y ahora es un defensor acérrimo del aprendizaje de inglés entre los inmigrantes. El otro idioma que usa para conectarse con los demás, sean latinos o no, es el arte. "Me fascinan la cultura y la historia de México y los quiero compartir con la comunidad anglo", dijo Mancera. "Uno no puede ser una persona sin pasado. Te ayuda a avanzar hacia el futuro". Ese pasado mexicano está en murales impactantes que Mancera diseñó y pintó en Little Mexico y otros locales latinos de la zona. Las obras muestran escenas precolombinas _trabajadores que cosechan maíz, jefes aztecas que hacen una ofrenda al Dios Sol, pirámides_ y otros momentos de la historia mexicana, como la Batalla de Puebla de 1862 y el Grito de Hidalgo, el inicio de la revuelta contra España en 1810. Cuando vivía en el pequeño pueblo de Presa Blanca, a dos horas al noroeste del Distrito Federal, Mancera solía dibujar como cualquier niño. Nunca pensó que el arte podría volverse una vocación. Su padre era un campesino que vivía de la venta de alfalfa y de una pequeña tienda. Su madre tenía bastante quehacer al criar a sus ocho hijos. En Grand Rapids, a pesar de que nunca había estudiado arte, Mancera armó un estudio en su departamento y se dedicó a pintar en acrílico y al óleo. Hoy también crea esculturas en metal, como las manos de hojalata que cuelgan del cielorraso de su departamento y a veces conduce talleres de arte para niños. En 2006, presentó su primera exhibición en Saint Andrews, la iglesia a la que concurre. Al año siguiente, se unió al grupo Artists Unidos. "Es muy hábil y trabajador", dijo el sacerdote de Saint Andrews, Joachim Lally. "Puede hacer algo con nada. Siempre está buscando oportunidades. Es un tipo dinámico". Mancera dejó la escuela a los 15 años y, junto con un primo, emprendió camino al norte. Estuvieron unos meses en Houston, Texas, y luego siguieron hasta Grand Rapids, no muy lejos de la frontera con Canadá, donde les dijeron que había trabajo. Allí, consiguió empleo en una herrería y desde hace seis años trabaja en una fábrica de productos industriales. "Por qué me quedé es una buena pregunta", dijo Mancera entre risas. "En México, hace calor todo el año. Al principio, fue difícil ser parte del invierno, pero aprendí a formar parte de todas las estaciones". Claro que, al llegar, no sabía inglés. Un compañero de trabajo estadounidense le empezó a pasar música local y así comenzó a aprender el idioma. "Mi hermano se burlaba porque yo escuchaba canciones que no entendía", dijo Mancera. "Pero, a través de la música, aprendí el inglés que hablo ahora". También en Grand Rapids, Mancera conoció a su mujer Erika, también inmigrante mexicana y ahora esperan a su primer hijo, Diego. "Queremos que sea bilingüe", dijo Mancera. "Queremos que esté en dos culturas y que se involucre en el arte visual, música, danza. Algo productivo". Según el artista, hay muchos hijos de inmigrantes que dejan de hablar español al aprender inglés en la escuela, pero él no quiere que su hijo pierda su herencia. "Para progresar de veras, uno debe hablar el idioma y debe relacionarse con la cultura", dijo. "Yo trabajo con anglos, aprendo sobre su cultura musical. No sería capaz de hablar inglés así de bien si no lo hablara todos los días. Uno tiene que tomar lo que está a su alrededor para poder avanzar". El matrimonio tiene amigos de todo tipo de orígenes, desde China a Austria, desde España a varias partes de Estados Unidos. "La clave es que uno necesita hablar inglés, entonces puede relacionarse con cualquier grupo", dijo Mancera. "Cuando uno habla el idioma, puede entrar en cualquier conversación".

Descarga la aplicación

en google play en google play