Escúchenos en línea

Piden a gobernador de Tennessee vete ley contra inmigrantes

Charlotte. EFE. | 16 de Junio de 2010 a las 00:00
Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes en Tennessee urgieron este miércoles al gobernador vetar la ley aprobada por el Legislativo que requiere a las cárceles investigar el estado migratorio de los detenidos. "Esto ejerce presión a nuestros alguaciles. Sin entrenamiento y sin acceso a las bases de datos federales, los carceleros se verán forzados a interrogar a las personas por su acento y aspecto físico", afirmó en un comunicado Stephen Fotopulos, director de la Coalición de Derechos de los Inmigrantes Refugiados de Tennessee (TIRRC). Hace una semana, la legislatura estatal aprobó una medida que exige a los centros penitenciarios inspeccionar los documentos migratorios de los arrestados y determinar si las visas de los inmigrantes continúan siendo válidas. A diferencia del programa 287g del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), que opera en dos cárceles del estado y que exige a los agentes tomar un curso de cinco semanas sobre inmigración, perfil racial y acceso a bases de datos, esta ley no incluye alguna provisión para el entrenamiento. "Aprobando la medida enviamos un claro mensaje que está bien para un agente sin conocimientos sobre leyes de inmigración tratar a un extranjero como un sospechoso de encontrarse en el país de manera ilegal", enfatizó Fotopulos. El gobernador demócrata, Phil Bredesen, que se encuentra en España de viaje de negocios en busca de inversionistas, no se ha pronunciado ni a favor ni en contra de la legislación de las cárceles. "Muchos líderes del sector de negocios, de la comunidad inmigrante y defensores de los derechos civiles urgimos al gobernador utilizar su poder de veto y no firmar esta ley", enfatizó Fotopulos. Los legisladores de Tennessee culminaron la sesión de este año aprobado medidas perjudiciales para los inmigrantes "sin papeles". Una resolución "elogia" al estado de Arizona por aprobar la controvertida ley SB1070 y una ley que permite a las empresas exigir a sus empleados que hablen inglés aunque la medida podría considerarse discriminatoria. Esta tampoco ha sido ratificada por el gobernador Bredesen. De otro lado, los legisladores rechazaron una propuesta que buscaba que los exámenes para obtener la licencia de conducir se ofrecieran sólo en inglés.

Descarga la aplicación

en google play en google play