Escúchenos en línea

Tres de los cuatro primeros niños de 2007 en New York, son latinos

Diario La Tribuna Hispana, de New York. | 2 de Enero de 2007 a las 00:00
No era Navidad, pero sus padres se llaman María y José. Justo en el primer minuto del nuevo año, la salvadoreña María De Jesús Aragín trajo al mundo a la primera bebé de Long Island en el 2007, marcando así un símbolo más de que la diáspora salvadoreña e latina ha asentado fuertemente sus raíces en la isla. Hay que recordar que cuando llegó el nuevo milenio en el año 2000, una niña de padres salvadoreños también fue la primera. La tradición continúa. La primera niña nacida en Long Island el 2007 pesó 6 libras y 14 onzas y llevará el nombre de Yadira Esmeralda, de acuerdo a su madre. La niña nació en el Southside Hospital, en Bay Shore, Nueva York. Aunque la nueva madre estuvo contenta por que hizo noticia con el nacimiento de su hija, ella sabe que vienen tiempos difíciles por delante. Con su hija en sus brazos, la madre habló a la prensa y dijo que aún no sabe exactamente cómo comenzara su nueva vida como madre en este país, aunque si sabe que quiere criar a una niña saludable y feliz. De todos modos ya está pensando cómo, en las próximas, debe encontrar a alguien para que cuide a su hija, mientras ella debe volver a trabajar para ganar el sustento de su hija. De Jesús Aragón, de 25 años, labora como una empleada de limpieza en un motel en Lindenhurst. Mientras que el padre de Yadira Esmeralda, José González, de 31 años, labora como un jornalero. Ambos viven Copiague, y han convivido juntos por cuatro años. Ambos son de El Salvador, y cada uno de ellos tiene un niño viviendo con sus padres en su país de origen. Y para seguir con la tendencia del crecimiento poblacional latino en Long Island, la segunda niña nacida en Long Island también es de ascendencia latina. En el Nassau University Medical Center, en East Meadow, a las 12:20 a.m. del 1 de Enero nació la pequeña Elsy Avilés, una niña de 8 libras y 5 onzas de peso. En tanto que a las 1:09 a.m., Pamela y James Tillar, de Brentwood, tuvieron a su primer hijo D'Angelo John, en el Stony Brook University Medical Center. Y para no desentonar con la oleada latina, alrededor de las 2 de la madrugada, también en el Stony Brook, nació otro niño de ascendencia latina: Brandon Cole Martínez, el primer hijo varón de Eric y Kelly Lov-Martínez. La pareja, que vive en Stony Brook, ha estado casada por 12 y tiene dos hijas, Emma, 4, y Miranda, 6. El nacimiento de estos niños, que nacen en hogares con diferencias económicas bastante notables –desde la pobreza a la clase media–, marca un alerta a los planificadores de la sociedad –en particular a los políticos y los controladores de la economía– que sino se mejoran las condiciones a las clases menos favorecidas, que suelen tener un índice de natalidad superior a la media, el futuro económico y social de la isla puede ser bastante incierto. Los niños de hoy son el futuro del mañana, pero sino tienen las misma oportunidades que las generaciones pasadas, el destino puede ser tan frágil como un piso de hielo sobre el mar.

Descarga la aplicación

en google play en google play